En el marco de los preparativos para iniciar la vacunación en el país, Axel Kicillof afirmó que, en el caso de la provincia de Buenos Aires, ese proceso «va a llevar seis meses como mínimo» y alcanzará a 12 millones de personas. A su vez, pidió a la población «continuar con los cuidados» para evitar los contagios durante las fiestas.

«El factor central que permitió que no desbordaran los hospitales, que no hubiera que decidir a quién se le ponía un respirador, fue la solidaridad del pueblo de la provincia», destacó Kicillof, quien insistió en la necesidad de «seguir mostrando esa responsabilidad, ese compromiso con el otro que sirvió para salvar tantas vidas».

El mandatario formuló estas declaraciones en un acto desde el municipio de Pilar, donde entregó cuarenta patrulleros para renovar la flota policial. 

«El año que viene será de transición. Probablemente nos pasemos seis meses vacunando y el 40 % de esa responsabilidad estará en la provincia», prosiguió Kicillof. Y remarcó que su gobierno apunta a realizar «el plan de vacunación más grande de la provincia lo más rápido que se pueda».

Kicillof buscó calmar las expectativas con respecto a la vacunación como un motivo para que la población no continúe con las medidas de cuidado de la salud. «La vacuna no es un milagro ni es instantánea», reparó, y pidió que la sociedad «trate de no llegar contagiada» a las fiestas de fin de año para evitar que se enfermen las personas de riesgo. Sobre esto último, dijo que se trata de «un sacrificio y un esfuerzo que vale la pena hacer».

En esa línea, el ministro de Salud, Daniel Gollan, había mostrado por la mañana su preocupación por el «relajamiento» y el «rebrote en algunos indicadores». «Venían en descenso las consultas de forma espontánea sobre la percepción de síntomas compatibles con la covid; esta semana tiene un rebrote este indicador, que a los diez días implica un crecimiento de casos», explicó el funcionario, quien también pidió reforzar la prevención antes de las celebraciones de fin de año.

«Tenemos la intención de vacunar, pero estamos a contrarreloj. Queremos vacunar a los grupos vulnerables, pero no podemos relajarnos ahora. Si esto se reproduce en las fiestas de fin de año y durante el verano, va a ser preocupante», dijo en declaraciones a la AM 990.

El funcionario llamó a «hacer un equilibrio entre las medidas económicas, la salud mental y cuidarse». «No vamos a poder aprovechar el beneficio de baja de casos en el verano y vamos a atravesar una alta en la época de frío», advirtió.

Desde el Ministerio de Salud bonaerense recomendaron desde hoy, cuando faltan diez días para Nochebuena, evitar los encuentros y limitar al máximo las salidas, en caso de pasarlas con personas de riesgo.

«Diciembre es conocido como el mes de las despedidas y de las mayores juntadas sociales, pero en este 2020 los riesgos son otros. La disminución de los casos de COVID-19, la apertura de la mayoría de las actividades, y cierto relajamiento de los ciudadanos hace necesario recordar la necesidad de realizar un esfuerzo a partir de ahora, 10 días antes, y extremar los cuidados», sostuvo el comunicado.