El proyecto de legalización del aborto continúa su camino parlamentario rumbo a convertirse en ley. Tras la promulgación presidencial de las sesiones ordinarias, diputados y diputadas de las comisiones de Legislación General, Legislación Penal, Mujeres, Géneros y Diversidad y Salud comenzaron el debate en el plenario tras escuchar a las veinte personas que brindaron argumentos tanto a favor como en contra.

Este jueves participaron la politóloga Florencia Álvarez Travieso; la referente del Partido Obrero Vanina Biassi; la egresada del Colegio Nacional Guadalupe Batallán; la abogada Inés Ranck; la responsable del programa de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de Entre Ríos, Lucy Grimalt; la abogada y periodista Ana Belén Marmora; el presidente del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas, Luis Pedernera; la médica Mariana Romero; el abogado Alfredo Vitolo y el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

También fueron de la partida la directora de Amnistía Internacional en Argentina, Mariela Bielski; la subsecretaria de Salud de Quilmes, Soledad Bustos; la abogada Marina Femenía; la coordinadora del programa de Derecho de Familia (UCA), Analía Pastore; el ex ministro de Salud de San Luis, Marcelo Riera; la médica Patricia Rosemberg y el pastor evangélico Jorge Sennewald, entre otros.

Tras las exposiciones, fueron los diputados y diputadas quienes tomaron la palabra, donde se coló la discusión por el protocolo de sesiones ordinarias. Vale recordar que en Labor Parlamentaria aún se encuentra en discusión cómo continuará funcionando el recinto, por lo que la diputada de Consenso Federal Graciela Camaño puso en cuestión la validez de esa discusión. «No trato de aportar a la confusión, sino a que hagamos las cosas correctamente», señaló.

Fue la titular de Legislación Penal, Carolina Gaillard, quien aclaró que el debate fue acordado por las presidencias de las comisiones «para que los diputados integrantes puedan expresar sus opiniones» y no se trate de un «debate exprés», y aclaró que el dictamen se emitirá el 9, un día antes de lo previsto en el recinto. «Tenemos la buena voluntad de utilizar las reuniones informativas para que los diputados integrantes puedan expresar sus opiniones», manifestó la diputada.

Tras esta discusión, comenzaron formalmente las intervenciones de los diputados y diputadas respecto al proyecto en cuestión. «Las mujeres abortan desde hace miles de años, independientemente de sus creencias e incluso sabiendo el riesgo de muerte en esa práctica. Por eso insistimos en que, ante algo que existe inexorablemente, es justo que se legalice para que dejen de morir las mujeres», manifestó el diputado del Frente de Todos Juan Carlos Alderete, quien se pronuncia en contra de «la clandestinidad y las injusticias sociales».

Del mismo bloque, también intervino Mara Brawer, quien en 2018 fue parte del debate como expositora. «Que se haya instalado en ese momento el debate en la agenda pública era un paso fundamental para terminar con la hipocresía que siempre juzgó y discriminó a las mujeres», sostuvo.

Brawer destacó que en los últimos dos años «las mujeres seguimos abortando, lo hacemos en condiciones inseguras, y hay miles de mujeres que llegan a los hospitales con daños en su salud y otras que mueren por abortos inseguros». En este marco, resaltó que la discusión no es «aborto sí o aborto no» sino «cómo se van a llevar a cabo estas políticas públicas para quienes quieran interrumpir su embarazo y acompañar a quienes quieran llevar adelante su embarazo».

«Hoy no se trata de un Estado observador, que solo mira el debate, sino que estamos ante un Estado presente, que quiere hacerse cargo de estos problemas», apuntó en referencia al rol de Mauricio Macri en 2018.

Desde la vereda de enfrente se pronunció la diputada de la Coalición Cívica Marcela Campagnoli, quien destacó que luego de las exposiciones se puede observar «lo dividida que está la sociedad en este tema». En este marco, planteó que hay una «falsa dicotomía de si somos proderechos o antiderechos», y cuestionó al proyecto del oficialismo. «No despenaliza a la mujer; a pesar de las afirmaciones respecto de que el derecho penal fracasó, el proyecto no propone un cambio de paradigma», sostuvo.

La última en intervenir fue la diputada del Frente de Todos Gabriela Estévez, quien destacó la necesidad de que se les permita a las mujeres «construir proyectos de vida». Para ello, sostuvo, «tenemos que garantizar el acceso a los derechos humanos fundamentales, como el derecho a la salud».

«En este momento, bajo las condiciones que tenemos, nos vemos limitadas para construir nuestro proyecto de vida. Es una realidad que debemos poner en discusión», planteó la diputada cordobesa.

«El aborto es la última opción, en el medio hay muchas otras opciones. Pero aun teniendo todas esas posibilidades, los embarazos suceden, y cuando son no deseados, las mujeres y personas gestantes acuden a interrumpirlos, en condiciones inseguras en muchos casos, y siempre en la clandestinidad, y esto significa un riesgo para la salud que no estamos considerando», concluyó.

Este viernes seguirá el debate en comisiones de cara a la emisión del dictamen. Según un relevamiento realizado por el portal especializado Parlamentario.com, el IVE tendría dictamen sin complicaciones. «En Legislación General, la comisión cabecera, hay 15 miembros a favor, 12 en contra y cuatro indefinidos; en Salud, 21 a favor, 13 en contra y un indefinido; en Legislación Penal hay empate 14 a 14 y dos indefinidos; y en Mujeres y Diversidad, 26 a favor, cinco en contra y ningún indeciso», precisó.