Tras los incidentes ocurridos durante la jornada de ayer mientras se llevaba adelante la despedida a Diego Armando Maradona, las miradas comienzan a apuntar a la Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires debido al accionar represivo desatado sobre la Av. 9 de Julio. Desde distintos sectores del gobierno señalaron la responsabilidad de la fuerza metropolitana, mientras que desde la gestión de Horacio Rodríguez Larreta reivindicaron el despliegue.

«Imaginate lo que hubiera pasado si nos hubiéramos retirado de 9 de Julio y Avenida de Mayo», fueron las palabras del vicejefe de Gobierno de CABA, Diego Santilli, quien direccionó la responsabilidad del accionar policial a la organización del evento, a cargo del gobierno de la Nación. No obstante, desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se pronunciaron de manera oficial, con una versión diferente a la del funcionario de Rodríguez Larreta.

«Ni el Ministerio de Seguridad, ni ninguna de las fuerzas a su cargo, ha dado ni recibido orden alguna de ejercer violencia sobre las personas que se encontraban en Casa Rosada ni en sus inmediaciones», manifestaron a través de un comunicado difundido en las redes sociales oficiales de la cartera conducida por Sabina Frederic.

«Es falso que las fuerzas federales hayan recibido la orden de reprimir o participar de la represión desatada en la zona de la Av. 9 de julio, ya que es jurisdicción de la Policía de la Ciudad y esa fuerza posee la responsabilidad primaria del operativo», sostiene el texto, y agrega: «Deslindamos de responsabilidad a las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales de los incidentes registrados, debido a que los mismos fueron generados por la policía de la CABA».

Asimismo, el propio presidente Alberto Fernández apuntó a las fuerzas porteñas por el violento operativo desplegado en los alrededores del Obelisco. «Hubo una acción desmedida de la Policía de la Ciudad. La policía cerró el paso de la gente y con una violencia singular», advirtió el jefe de Estado en declaraciones a la FM Radio Con Vos, y destacó que dentro de la Casa Rosada la situación «nunca estuvo fuera de control».

A su vez, se refirió a la posible presencia de barrabravas dentro de la concurrencia a la Casa Rosada y afirmó que se investigará si, de manera efectiva, estuvieron involucrados en los desmanes ocasionados. «Vinieron muchos hinchas de fútbol, mucha de esa gente exacerbada en su ánimo que solemos ver en las canchas de fútbol, a tratar de entrar de cualquier modo. Obviamente, mucha de la gente que entró en ese momento lo hizo con ánimo de hinchada de futbol, por decirlo de algún modo. Debimos haber previsto la presencia de barrabravas», señaló.

Cabe destacar que también tomó fuerte repercusión la versión de posibles infiltrados de las fuerzas policiales de CABA entre las personas. Así lo dejó entrever la agresión sufrida por un periodista del canal C5N que se encontraba registrando cómo efectivos de Policía de la Ciudad golpeaban a un detenido en el piso. En ese instante, una persona agredió sin motivo al movilero. «El que te agredió está con la policía, se está retirando con la policía de civil», fue la respuesta desde el piso del canal de noticias. «No dejaban que retrataras a la persona que se llevan detenida», denunciaron.