Por Ramiro García Morete

Eduardo Casali reconstruye la “Historia de los MTV Unplugged en habla hispana” en un atractivo catálogo que repasa el icónico ciclo televisivo que marcó  a muchas bandas y espectadores

En la secundaria algunos compañeros cuestionaban su fascinación por Spinetta. El Flaco fue y seguiría siendo quizá su mayor referente. Pero no lo había descubierto hasta un Unplugged de MTV. Si bien por entonces había regresado al trío y la distorsión, aquel formato proponía desnudar y exponer la esencia del artista.  Por aquellos años ni imaginaba que acabaría escribiendo dos libros sobre los inicios del rock argentino y conversaría con varios compañeros y colegas del Luis Alberto.

Si bien el chico de Berisso nacido en 1989 sería de esos preadolescentes que-previo a la existencia de YouTube- tenían la videocasetera conectada  y alerta para registrar algún video en las cadenas musicales de cable,  gran parte de su vida creyó que sería biólogo marino. Inclusive, al egresar del Sagrado Corazón la convicción de estudiar medicina chocaría contra un test de orientación vocacional. No pensaba que de grande dirigiría y publicaría durante tres años la revista musical Malga, cuando ingresó en Periodismo. Por entonces quizá estaba más cerca de Fantino que de Pujol. Pero con el tiempo la música y libros referidos a ella irían ganando espacio, igual que los discos en su repisa. Al punto que hoy estima que tiene 1800 cd´s y 200 vinilos junto al Audiotécnica PL 120 conectado al home en el living de su dúplex.  Habrá sido allí que a fines del año pasado armó la carpeta “Libroo”…con doble o. Otra idea libro (una experiencia que incluye a Nito Mestre) había quedado varada igual que su carrera. Había tomado un tiempo de desconexión con el oficio, pero un par de videos de Youtube le dispararían ideas y recuerdos. Quizá aquellas guitarreadas adolescentes donde era difícil eludir temas de Maná. O los shows de Charly, Ratones y varixs otrxs cuyo primer acercamiento a su obra había sido a través de estos especiales que antaño representaban un punto consagratorio.

La cuarentena aceleraría el proceso y con notable precisión y economía relevaría los treinta y tres shows que la señal de videos produjo para artistas de habla hispana. Un catálogo completo, contextualizado, con algunas entrevistas propias y un intenso trabajo de archivo que desembocaría en “Desenchufados: Historia de los MTV Unplugged en habla hispana”(Ediciones Praga). Un trabajo donde el periodista Eduardo Casali –como en una buena canción acústica- se despoja de artilugios y se encarga de contar e informar sobre lo que sabe y le gusta.

“Los MTV Unplugged son discos muy importante para muchos músicos y me permitió conocer a muchos. Siempre  fui medio fana…” introduce Casali y explica el foco de habla hispana: “Más que nada por una cuestión de recorte. Hice una lista de todos los que había en el mundo y eran más de 200. Así que dije: arranco con esto.  Aparte porque era los que más conocía también y los de más accesibilidad  para hacer alguna nota”. A diferencia de “Silencio Marginal” y “Alma de diamante” (libros escritos junto a Maximiliano Ceci y Lautaro Castro),  “la idea era hacer algo que no me demandara depender pura y exclusivamente de la entrevista. Primero porque son muchos y con difícil acceso.  Igualmente hay entrevistas a Marcelo Torres, Emanuel Horvilleur, Roy Quiorga, Mario Siperman y Nicolás Sorín”. Pero “la idea era sentarme en mi casa y leer todas las revistas, buscar críticas, medios de toda América, diarios, programas de televisión, documentales”.

Según el periodista  cada show tuvo una historia detrás como el de Alejandro Sanz, que estaba programado para la fecha del atentado a las Torres Gemelas. O Juanes, que estaba en un momento de crisis a punto de alejarse por un tiempo y llegó la propuesta.  Un show y disco memorable (“Ninja mental” de Ilya Kuryaki) fue armado-según narra el libro- en un mes, pero la banda de Spinetta y Horvilleur ni dudó. Por entonces, el  MTV Unplugged constituía una suerte de consagración y también una ventana al mercado internacional. Sin embargo “al principio hacían el show para cadena pero muchos  no se editaron. Hoy es una fija.. Pero el de Cadillacs o Caifanes, que fueron de los primeros no fueron editados”. No solo el impacto de internet afectó la producción de este ciclo : “Ya no se hace al nivel que se hacía en los 90. Ahora hacen uno por año, quizá porque producir es mucho más costoso”. Y señala un dato no menor: “El último Unplugged de una banda argentina fue el de los Decadentes en 2018 y el anterior había sido de Diego Torres…en el 2004”.  

Y claramente MTV ha cambiado, al punto de que se instale la broma de “cuando en los canales de música se pasaba música”. “Sí, eran otra cosa-asiente Casali el mismo MTV. Y cambió la música. Los otros días vi los premios MTV y no conocía a nadie. Por ahí es un error, porque estoy más cercano  al rock, el pop y el indie. Son otros estilos los que garpan ahora. Mutó mucho…”

Esos cambios también se han dado en el periodismo musical en sí. ¿Por qué seguir editando libros de la materia? “Yo no pienso en la repercusión. Pienso en sacarme las ganas de escribir lo que yo quiera contar. Cuando salimos de la facultad éramos tres pibes que nos metimos a entrevistar  Starc, Fogliatta y otros que el 90% de mi generación no los debe conocer. Siempre me gustó contar lo que a mí me parece que está bueno. De lo actual me gusta Bándalos Chinos, Conociendo Rusia, Usted Señalemelo…y por ahí el otro lado como la música urbana me lo debo. Pero es eso: yo también escribo desde el conocimiento”.

Contacto:

Instagram:
@desenchufadosdemtv
@praga_ediciones