La Corriente Clasista y Combativa, el Movimiento Octubres y el Movimiento Evita marcharon este viernes a las puertas del Palacio Municipal para exigir la reincorporación de las y los promotores de salud cesanteados el mes pasado sin explicaciones por parte de la Comuna.

Se trata de cincuenta trabajadores y trabajadoras que recorrían los barrios en el marco del programa DetectAr en busca de posibles casos de covid-19. En octubre, sin brindar argumentos, el gobierno de Julio Garro decidió avanzar con los despidos y hasta el día de hoy siguen sin soluciones.

Vale recordar que, en los primeros días de noviembre, organizaciones sociales que nuclean y acompañan a los promotores y promotoras brindaron una conferencia de prensa en el Palacio Municipal donde exigieron ser recibidos por las autoridades municipales que, según advirtieron, «no quieren dialogar, no leyeron el reclamo ni el petitorio entregado».

Hoy volvieron a concurrir en busca de respuestas. El dirigente de la Corriente Clasista y Combativa, Ramiro Berdesegar, explicó a Contexto que «siguen trabajando en el Plan DetectAr y en todo lo que venían haciendo en la pandemia: asistiendo a las familias que se debían quedar aisladas en las barriadas, manteniendo las postas sanitarias, controles de vacunación y censos nutricionales, pero no han percibido sus haberes» por la baja municipal.

«Son cincuenta trabajadoras que han sido despedidas por el intendente Julio Garro que cobraban 6.800 cada una».

«Son cincuenta trabajadoras que han sido despedidas por el intendente Julio Garro que cobraban 6,800 cada una», detalló Berdesegar.

A pesar de los reiterados reclamos que vienen realizando hace un mes, la posición del Municipio se mantiene firme. «Hasta ahora no hemos tenido ninguna respuesta. Entregamos los petitorios y hoy nuevamente estamos sin respuestas», explicó el dirigente.