Mientras el gobierno planifica el tránsito hacia la pospandemia, desde las diferentes esferas del Ejecutivo ponen en marcha políticas de recuperación del terreno más afectado por la crisis económica y social generada por la pandemia. En ese sentido, el oficialismo pone el foco en los sectores más urgentes, donde emergen el acceso a la vivienda y el colectivo de jubilados y jubiladas.

Esto se vio reflejado en los anuncios más recientes tanto de Nación como de Provincia. Desde Casa Rosada ratificaron el inminente aumento del 5 % para las jubilaciones, luego de anunciar la posibilidad de un bono extraordinario de fin de año para ese sector y el cambio de modelo de movilidad.

«El aumento de diciembre hubiese sido del 4,5 %. Es decir que nuestro aumento es superior al que hubiese ocurrido con el cálculo anterior», fue la definición de la titular de ANSES, Fernanda Raverta, respecto del aumento que está previsto para los abuelos y abuelas.

«El 10 de diciembre nos comprometimos a poner a la Argentina de pie. Tenemos que construir un proceso de crecimiento con inclusión social», dijo este jueves Raverta, y agregó: «Empezamos el proceso de recuperación de los haberes jubilatorios. Los jubilados que cobran la mínima no perdieron con la inflación».

De esta manera, el nuevo aumento del 5 %, se sumará a las subas asignadas previamente: en marzo, fue de 2,3 % más un bono de 1.500 pesos, en junio, el aumento fue de 6,12 % para todas las jubilaciones; Y en septiembre fue de 7,5 %, también para todos los haberes. Esto dejará un acumulado anual del 35,3 %. 

El jueves también fue un día para anuncios pertinentes a la delicada urgencia habitacional que vive la provincia. En el marco del acto formal de entrega de viviendas para tres municipios, el gobernador Axel Kicillof se presentó en la ciudad de Daireaux, donde adelantó el plan integral que preparan desde la gestión.

«El año que viene vamos a hacer 10.000 viviendas, algo muy ambicioso. En los cuatro años anteriores las estadísticas llegan arañando a 2.000 viviendas por año», expresó Kicillof, luego de concretar la entrega de 42 viviendas (33 en Daireaux y 9 en Laprida) y de 133 escrituras en Lanús.

«Esto no es gasto. Esto es inversión», dijo Kicillof, y agregó: «Hacer vivienda es crear trabajo. Y, por último, es reconocer un derecho. Sabemos que falta un montón. Nuestra gestión va a revertir lo que se hizo, aunque seguro no vamos a poder cumplir con todos».

Cabe destacar que la mentada toma de tierras ocurrida en la localidad bonaerense de Guernica puso de manifiesto el delicado escenario de crisis y falta de acceso a la vivienda que vive gran parte de la población del distrito, escenario que se vio amplificado por la parálisis laboral y productiva generada por la pandemia.