El INDEC difundió este martes la valorización de las Canastas Básica Alimentaria y Total, que en octubre mostraron un salto por encima del promedio general de precios registrado el mismo mes y llegaron al 6,6 % y 5,7 %, respectivamente. 

Los índices, que determinan el umbral de ingresos necesarios para superar la línea de indigencia y pobreza, estuvieron influenciados por la suba de precios, que alcanzó en octubre el 3,8 %, por encima de lo esperado por el gobierno y las estimaciones privadas. 

En esa medición, el segundo rubro que más aumentó y el que mayor incidencia tuvo en la suba de precios fue el de Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,8 %), uno de los más influyentes en el cálculo de las canastas.

En el caso de la Canasta Básica Alimentaria, que determina la línea de indigencia, la suba fue del 6,6 % y acumula desde octubre de 2019 un incremento del 45,8 %. Según la estimación del INDEC, una familia de cuatro integrantes necesitó 20.710 pesos durante ese mes para no ser indigente. 

En la Canasta Básica Total, que a la de alimentos agrega otros bienes y servicios y determina la línea de pobreza, la suba fue del 5,7 % y acumuló desde octubre de 2019 un 40 %. En lo que va del año, acumula un 28,1 % de incremento, frente a una suba del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del 26,9 %. Con el mismo ejemplo, una familia tipo de cuatro integrantes necesitó en octubre 49.912 pesos. 

Cabe recordar que en la última medición, al primer semestre de 2020, la pobreza alcanzó al 40,1 % de población y la indigencia al 10,5 %, fuertemente apuntaladas por la crisis económica en el marco de la pandemia.