El oficialismo se encamina a dar media sanción en Diputados del proyecto de Aporte solidario y extraordinario de las grandes fortunas, con el apoyo de diputados de los interbloques Federal, Unidad Federal para el Desarrollo y bloques provinciales. La sesión comenzó a mediodía y el áspero debate con la oposición de Juntos por el Cambio se prolongará hasta la madrugada.

La sesión comenzó a cargo del diputado del Pro Álvaro González, ya que el presidente de la cámara, Sergio Massa, se encontraba aislado por haber estado en contacto con un delegado del FMI, Luis Cebeddu, quien estuvo con síntomas de coronavirus. Sin embargo, durante la tarde se supo que el técnico del organismo dio negativo en su tercer hisopado, por lo que Massa se dirigió al Congreso por la tarde.

La iniciativa impulsada por el presidente del bloque oficialista, Máximo Krichner, fue redactada por el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller. El debate sobre este aporte inició en abril, cuando se hizo público, y desde entonces generó un fuerte cruce entre el oficialismo y Juntos por el Cambio, que se plasmó hoy en el recinto.

El Frente de Todos obtuvo el apoyo del interbloque Federal, que conduce Eduardo Bucca; del interbloque Unidad para el Desarrollo, que preside José Luis Ramon, y también de Acción Federal, cuyo titular es Felipe Álvarez, quien hasta hace dos semanas integraba Juntos por el Cambio.

Heller presentó la iniciativa como miembro informante. “Esto no está pensado contra personas determinadas, no es una confrontación entre los que más y los que menos tienen. Por el contrario, por eso le hemos incluido el sentido de solidario y extraordinario, porque estamos frente a una situación de emergencia”, afirmó.

El legislador subrayó uno de los principales argumentos del Frente de Todos: el aporte alcanza a una parte ínfima de la sociedad, que se encuentra en condiciones económicas de contribuir a mitigar el impacto de la pandemia. “La cantidad de los contribuyentes es equivalente al 0,8 % del total de los contribuyentes que presentaron declaración jurada sobre los Bienes Personales en diciembre de 2019, y representan el 0,02 % de la población de Argentina”, precisó.

El proyecto establece el pago obligatorio, extraordinario y por única vez de las personas físicas de mayor patrimonio declarado, que posean bienes en el país y en el exterior iguales o superiores a $ 200 millones en el ejercicio 2019. 

El oficialismo espera recaudar $ 307.000 millones (1,1 % del PBI del corriente año), que alcanzaría a un universo potencial de 9.298 personas, según el informe que AFIP presentó en septiembre a la comisión de Presupuesto y Hacienda. De ese total, se estima que 253 personas con patrimonios de más de $ 3.000 millones -los más ricos, que integran la escala más alta del aporte- podrían aportar el 50 % de esa recaudación potencial.

Los diputados de Juntos por el Cambio, que adelantaron su rechazo, señalaron que esa posición se basa en que el proyecto atenta contra la inversión de las empresas y acrecienta la presión tributaria. “Un país que castiga con infinitos impuestos la inversión, las exportaciones y el empleo es un país destinado al fracaso. Necesitamos salir de esta lógica para volver a crecer”, dijo el diputado del Pro, Luciano Laspina.

También objetaron que se trata de un impuesto y no de un aporte. “No hay duda de que esto es un impuesto. Se necesitan 129 votos para aprobarlo. Un impuesto grosero que grava la inversión realizada, el capital de trabajo y hasta la vivienda”, cuestionó el radical mendocino Luis Pastori.

La diputada del Frente de Todos y presidenta de la comisión de Finanzas, Fernanda Vallejos, refutó a los diputados de Juntos por el Cambio. Aseguró que es “mentira” la “supuesta asfixiante presión tributaria”, ya que “se está soslayando el hecho de que no estamos debatiendo un impuesto sino un aporte, por única vez, un aporte extraordinario, en una circunstancia que, probablemente, sea la más extraordinaria que le haya tocado vivir, por lo menos, a mi generación”. 

Y agregó que, con relación a la carga contra la inversión empresarial, “el aporte no recae sobre el patrimonio de las empresas, sino sobre las fortunas personales acumuladas por las menos de 9.300 personas humanas más ricas de la Argentina, en función de sus patrimonios declarados”.

Antes del debate sobre el Aporte extraordinario, la cámara baja aprobó en un trámite exprés el proyecto de Presupuesto 2021, que volvió del Senado por la omisión de una serie de planillas sobre obras previstas para el próximo año. La votación contó con 139 votos a favor, 20 en contra, 83 abstenciones y 2 diputados ausentes.

Tras la votación del Aporte solidario, se tratarán dos proyectos más. Uno de consenso, denominado Ley Yolanda, que establece la capacitación obligatoria en ambiente dirigida a todos los empleados de la función pública. La otra iniciativa, de Máximo Kirchner, busca modificar la Ley de Manejo de Fuego. El objetivo es frenar los incendios, garantizar la recuperación y restauración de las superficies incendiadas, y poner un freno a la especulación de los negocios inmobiliarios que se benefician con los incendios forestales.