Por Ramiro García Morete

El músico, compositor y canto lanza «En vivo en el Teatro Argentino de La Plata – 15 años» donde recorre parte de su carrera (Foto: Manuel Cascallar)

“Si toco tus manos mis ojos se escapan y lleno de flores mi corazón”. De repente salió una voz en esa canción. No es que antes no sonara sensible y expresiva, pero el tiempo-quizá sin buscarlo- le había otorgado otro carácter, otra impronta.  “Creo que descubrí mi voz ahí”, remarcará.  Casi veinte años atrás la había compuesto, posiblemente con la Fender G6 comprada a 600$ en seis cuotas. Sí, la misma que cortaría su cuerda un minuto antes de subir la gran celebración, como si si cerrara una etapa. “Ojitos” había sido escrita cuando aún tocaba con los Martez y formaría parte de su primer disco a solas “Proyecto Volumen 001”.

Y es que a mediados de 2001, cuando  tocar con  el grupo “ya no era divertido” , no dudaría en seguir adelante. Juan Pablo Manes –quien lo acompaña hasta hoy con las guitarras- estaba tomando unas clases del instrumento y él se sumaría, a la par de dejar Cine para estudiar Música Popular. “Descubrí qué era lo que quería hacer. No tenía otro lugar adonde salir corriendo”. Igual que hoy, cuando  la música sigue siendo refugio para transitar la pandemia con buen ánimo y proyectos.

Aquel primer disco lo fi le daría la confianza que hasta entonces no había tenido en su voz e iniciaría su camino solista. Pero no solitario. Ya fuera en grabaciones o en vivo-como esa noche de 2012en C´est La Vie donde más de veinte artistas desfilarían en cada una de sus canciones- siempre le gustó involucrarse con otres. “Para mí la música mi es compartida- definirá-.  No la veo de otra forma. Los diferentes géneros se van compartiendo y esa unión de espacios me parece súper rico. Y yo aprendo un montón. Y me gustan las cosas previas que han pasado  en base a ese show. Los ensayos en mi casa, las reuniones hasta tarde, gente que conocía no tanto, encontrarnos  y ver que tenemos muchas cosas en común. Ahí también está la música y los seres humanos. Me encanta cuando  dos espacios distintos que se transforman en uno”.

Y a través de distintos discos también iría transformando sus propios espacios y su propio estilo. Oriundo del rock aunque siempre guiado por la canción, crecería en su estilo la impronta folklórica. “Lo Perdido” (2018) sería a la vez una confirmación y un punto de inflexión, donde desde lo compositivo ahondaría en la raíz pero en lo sonoro sería más experimental. Un tiempo después, sería su compañero y representante Alexis Turnes Amadeo quien le sugeriría festejar el recorrido hasta entonces. Y como buena fiesta de quince sería a lo grande.

 Junto a su banda (juan pablo Manes, Fernanda Ortega Passalacqua, Erica Turnes Amadeo y Juliana Espinel), ensamble de cuerdas, un coro e invitadxs de talla (La Charo, Malena Muyala, Julieta Lizzoli,,María Ezquiaga, Cata Raybaud,, Pablo Matías Vidal, Silvia Gómez,La Nadia Matilde Y Nat Soulé)  el 18 de mayo de 2019 resumiría su carrera en una especial velada. Y nada menos que en la Sala Astor Piazolla del Teatro Argentino. Un año y algo después se publica ese notable registro no solo de una noche sino del primer y fructuoso tramo de su carrera. Y es el camino sigue y quedan muchas canciones por florecer en el corazón de Diego Martez.   

 “La verdad que quisimos darlo todo- cuenta Diego sobre aquella noche-. Dar un paso más a nivel espectáculo. En la propuesta estética del show y  en como armarlo, cada invitado…también quiénes formaron parte de la banda  estable. O un capricho que tenía que era tener un coro, con alumnes de canto que vienen acompañando las cosas que hago.  Y se armó un trabajo inmenso para nuestra forma autogestiva”.Y remarca risueño que no solo que tanto su madre como la Alexis prepararon comida para treinta personas sino que deja en claro. “Comida piola…¡no  solo pizzas!”. Y retoma: “Haber  hecho algo de esta magnitud…no podíamos no pensar en sacar un disco  También queríamos hacer un DVD y nos dimos cuenta que era una locura. Pero los videos van salir. Ya está publicado el de ´Constelación´ y cada quince o veinte días vamos a ir sacando un video de esa noche. Son diez videos”. 

Respecto a encarar una actuación que será grabada, confiesa y sorprende: “Me tengo que olvidar que me están grabando o filmando. Lo bueno de tener luces y ver un fondo casi negro me pone tranquilo. Soy de ponerme nervioso si me están grabando. También me pasa cuando estoy en el estudio. Pero trato de pensar en otra cosa y meterme más en la música que en los tecnicismos. Disfrutar de lo que amo hacer.  Si no me pusiera nervioso en una situación así, dejaría la música. Si se transforma en un trámite, me voy y listo”.

Respecto a la selección de temas “hay una cuestión in crescendo que tiene que ver con esta cronología”. Desde el comienzo con un tema de su primer disco “de canciones pequeñas y un sonido muy lo fi”, el artista reversiona o reinterpreta en cierto modo viejos temas que van sumando matices hasta alcanzar el segmento final, conformado por canciones de  ´Lo Perdido”.

Es precisamente ese disco el que parece indicar la clave del “futuro cercano. Estamos con la banda trabajando cada uno desde sus casas. Hace unos meses empezamos a maquetear lo que yo “digo” la continuación de “Lo Perdido” .Todavía no tiene nombre. Lo perdido fue para mí la obra más importante de mi carrera. Pero en este disco que se viene estamos trabajando y produciendo mucho desde la banda. Y se viene intenso, profundo, musicalmente.  Tiene sentimiento un poco más adulto si se quiere. Como diría Silvio Rodríguez, ´no es lo mismo, pero es igual´. La idea -si va todo bien- es entrar en un estudio el año que viene para grabarlo con la calidad  que merece”.