Por Ramiro García Morete

Espacios culturales y otrxs trabajadores  se unen y crean “un ciclo de streaming independiente y colaborativo”

Quiero encontrarte; aún sigo sin tiempo en el cuento de antaño”.  La voz de Seba Rulli  suspendía el tiempo y hacía que el espacio girara a su alrededor. Algo que nunca debería escribir un periodista es: si no lo conoces, googlealo. El mundo es un lugar raro y  lleno de tesoros ocultos donde uno de los artistas más brillantes de esta ciudad puede ser el pibe que atiende una calesita. Lo cierto es que en el 2020 ese mundo pareció suspenderse, pero muy lejos del encanto.  Y si bien la música o el arte pueden tener vida propia, quienes la generan o impulsan necesitan que la rueda siga girando. O más aún: que sean comprendidos como parte de esa rueda.

Pero al retomarse lentamente las actividades, se magnificó una  concepción histórica y preexistente al Covid: lxs trabajadores de la cultura no  son esenciales. Y a veces pareciera que ni fueran trabajadores. Como si familias enteras no vivieran de todo lo que se genera detrás de una obra, un disco o un concierto. La necesidad espiritual pero también productiva movilizó la creatividad y cooperación de gran parte del movimiento autogestivo en una ciudad acéfala a nivel políticas culturales. Y en ese marco llega “Calesita en Saturno”, ciclo de streaming independiente y colaborativo que integran los espacios  La Bicicletería, Calle Uno y Casa Palta junto a Nakao (Estudio de grabación), Tundra (productora de contenidos) y Mostra (Diseño Visual y Sonoro).  Impulsadxs por el Programa de Apoyo a la Realización Artística y Cultural (PAR) para el primer envío, este domingo 15 a las 20 podrá verse a través de su canal de Youtube  el show de La Sánchez Viamonte.  El mismo contará con el hosting de Juli Celle y la partipación de la VJ Dana Cotzi.

“Es en primera instancia es un emprendimiento colectivo- introduce Gera Echeverría -. Hay una búsqueda por cierta necesidad de hacer. Somos muches que necesitamos el hacer como para continuar. Y en relación a cómo se ve el futuro,  bastante lejano para volver a tocar o hacer algo con cierta convocatoria y difusión. Teniendo en cuenta lo que esa cadena genera, en un punto es volver a mover ciertas microeconomías, de las que dependen casi todas sino todas las casas culturales. Así que termina siendo un proyecto de reactivación de microeconomía y de cultura independiente. En  principio a nivel platense”.  Pero además se trata de “volver a unirnos. Si bien siempre hacemos cosas en conjunto, hay momentos claves que los que hay más unión. Y surgen estas cosas. Encontrarnos es una manera de poder activar algo que permita que una banda vuelta a tocar. Pensándolo como un evento a que también haya una casa que pueda vender su comida o bebida y movilizar ese lugar”.

El primer episodio será gratuito. Pero “la idea es que los demás tengan un valor de entrada y  también  combo evento que incluya comida, bebida y la entrada al streaming. Y en el futuro que pueda llegar a todos lados. Por ejemplo, tenemos amigos en España o mucha gente que vivió en La Plata…la  idea es moverlo y vincular las casas de acá con espacios de distintos lugares. Es un buen momento para generar esas redes”.

Respecto a la situación general de los trabajadores de la cultura y un la posibilidad de contar con apoyo del Municipio, Echeverria es tajante: “El municipio nunca nada. Yo particularmente -y creo que es compartido- no esperan nada. Hace rato que venimos cada uno con sus espacios y sabemos cómo es. El municipio nunca es un lugar de reparo y de apoyo. Y claramente las políticas culturales siempre fueron cambiando los focos”. Y remata no sin humor: “Pensá que lo primero que se abre es el autocine es en la Republica de los  Niños pasando ´Rápido y furioso 26´.

En tiempos donde el streaming se ha asentado como formato, el desafío es encontrar un enfoque propio. “Primero fue definir la identidad. Calesita en Saturno es una frase de “Péndulo”, canción de Seba Rulli. Algunos del equipo no lo conocieron, otros esporádicamente  y otros como Ponche (de Nakao) que tocó con él y eran muy amigos. Surgió la idea de rescatar su figura. Hay algo de su modo de pensar la música y su búsqueda con un grado de libertad que cuesta cree. Era distinto…un sensible a otro nivel. Queríamos tomar un poco de ahí para rescatar su música y volver a hacerla girar. Surge la idea del nombre que termina siendo ese recorte. Y ahí se despega una especie de nuevo mundo a partir de este planeta y esta calesita y todo lo que se desarrolla”.

Y a nivel formato-cuenta-  las referencias fueron de “Encuentro en el Estudio” a los famosos shows de KEPX. “Lo que se va a ver en el primer streaming  es lo que sonó. Una pasada de cada tema. Tratamos de recatar esa vuelta que tiene que ver con lo anímico y lo emocional. El recital arranca en un lugar en un lugar y termina en un desahogo. Es súper potente. Tomamos la decisión en conjunto con la banda en que el valor está en ese registro de esa cosa que pasa ahí”. Y agrega: “El ciclo está pensado desde las casas. La idea es mostrarlas…que no solo pase por difundir un recital sino que hable de esta colectividad y este imaginario más amplio que es el contiene y permite un evento cultural”.

El ciclo prevé cuatro episodios antes de fin de año y el próximo registro incluirá a Franca como número musical.