Luego de conocerse la noticia del acuerdo de Argentina con Rusia y los diálogos entablados con otros países para avanzar con una pronta vacunación contra la covid-19, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, afirmó que se tratará de «la campaña de vacunación más importante de la historia argentina».

A través de la puesta en marcha de una mesa federal con equipos de salud que serán parte de la campaña de vacunación, el Ministerio de Salud conformará «un gran comando», del que también formarán parte los ministerios de Defensa y Seguridad, para el apoyo logístico que implicará la tarea.

«Estamos trabajando desde hace meses con los programas de inmunización de las veinticuatro jurisdicciones para seguir planificando la que será la campaña más importante de vacunación de la historia argentina; va a ser un desafío bien grande», dijo la funcionaria de la cartera sanitaria, y explicó que se trata de «una planificación y una estrategia extraordinaria que no está enmarcada dentro del calendario nacional de vacunación».

En línea con lo señalado por el presidente de la nación, Alberto Fernández, y el gobernador Axel Kicillof, la viceministra de Salud reiteró que «la aplicación de ninguna vacuna contra la covid va a ser obligatoria», y resaltó que las que integran el calendario de vacunación por ley «son gratuitas y obligatorias, y que esta vacuna es una situación especial, excepcional».

Vizzotti resaltó que «en la decisión de evaluar vacunas no existe la geopolítica, sino que existe la evaluación de la seguridad y la eficacia», y detalló que en esta etapa el gobierno trabaja con ofertas concretas para iniciar la vacunación lo antes posible con las vacunas Astra-Zéneca, de Pfizer, la de Rusia, la de Johnson & Johnson y la de China.

Este lunes, el laboratorio estadounidense Pfizer y la compañía alemana BioNTech señalaron que la vacuna que se encuentran desarrollando en conjunto es «eficaz en un 90 %», según los ensayos realizados en fase 3, la última etapa antes de su homologación. Según se detalló oficialmente, esta eficacia se logró siete días después de aplicada la segunda dosis y 28 después de la primera, aunque aclaró que no es posible saber aún cuánto tiempo dura la inmunidad.

Argentina es uno de los países donde se realizan ensayos de esta vacuna desde mediados de mayo, para los que se inscribieron 25.000 voluntarios. Hasta ahora fueron 4.500 los argentinos y argentinas, de entre 18 y 85 años, los seleccionados que ya recibieron las primeras dosis en el Hospital Militar. El viernes, tras anunciar el fin del aislamiento en el AMBA, el presidente adelantó que en diciembre podrían llegar 750.000 vacunas de la empresa estadounidense.