Minutos después de que el presidente Alberto Fernández anunciara el comienzo de la fase de distanciamiento social preventivo y obligatorio (DISPO), el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, dio detalles sobre cómo se implementará esta nueva etapa en territorio bonaerense. 

«Hoy tengo para dar una noticia y hacer dos anuncios que nos dan a todos los que estamos trabajando en esto muchísimo orgullo y esperanza», dijo Kicillof al anunciar la relajación de las restricciones para la circulación, y destacó la «trayectoria descendente y sistemática, aunque lenta», de casos en el Gran Buenos Aires. «Estamos cumpliendo hoy la décima semana de caída en la cantidad de casos registrados en nuestra provincia», afirmó. 

«Vamos a pasar de una política de reducir los contagios, lo que se conoce como ‘aplanar la curva’, a estos días hacer un esfuerzo muy grande sobre medidas que ya veníamos aplicando, sofisticarlas y profundizarlas, para pasar de aplanar la curva a aplastarla», detalló el gobernador. 

En esa línea, destacó entre otras medidas la profundización en la búsqueda activa de casos, el fortalecimiento de las pautas de cuidados, la implementación de un «distanciamiento inteligente», el aislamiento y cuarentena focalizada y la vigilancia activa de los contactos estrechos. Sobre este último punto, manifestó que a partir del martes el gobierno testeará a todos los contactos estrechos de casos positivos, «sean sintomáticos o no». 

«Si los casos siguen descendiendo, vamos a poder anunciar con inicio en la semana que viene, nuevas actividades que tienen que ver con restaurantes y bares en interior, con circulación de aire natural y límite de cantidad de personas, actividad en gimnasios, actividades deportivas en lugares cerrados hasta diez personas, y ampliación de la construcción privada a nuevas obras», anunció Kicillof. 

Respecto de las clases presenciales en establecimientos educativos de la provincia, informó que seguirá como hasta ahora con la evaluación y calificación de riesgos en cada municipio. En ese marco, resaltó que en veintiséis localidades de riesgo bajo ya se están dictando clases presenciales, mientras que en otras 82 ciudades de riesgo medio cuentan con actividades de revinculación. 

«Hoy a la mañana mantuvimos una conversación con el presidente Putin. Podemos decir por fin, y ya con más precisión, que muy pronto vamos a tener una vacuna y que vamos a empezar con un plan de vacunación para empezar a terminar con esta pesadilla», señaló Kicillof sobre la conversación que esta mañana tuvo Alberto Fernández con su par ruso, e indicó que «gracias a un trabajo incansable, podemos anunciar que muy pronto probablemente podamos tener dosis para 6 millones de bonaerenses».