Las comisiones de Finanzas y Comercio de la Cámara de Diputados, en reunión conjunta, emitieron dictamen de mayoría al proyecto de ley que establece la obligatoriedad de acreditación inmediata en las cuentas de comercios y pymes del monto de operaciones realizadas con tarjetas de débito. El dictamen obtuvo la unanimidad de los votos a favor.

El proyecto del diputado del Frente de Todos Carlos Ponce, que incluyó elementos del proyecto de Ariel Rauschenberger, busca que los comercios minoristas, mayoristas y pymes cobren de manera inmediata las transacciones con tarjeta de débito que pagan los consumidores, ya que la banca y las compañías de crédito las cobran en el acto pero demoran en acreditarlas entre 48 y 72 horas.

La diputada y presidenta de Finanzas, Fernanda Vallejos, sostuvo que el proyecto «es una contribución no solamente para los sectores de las medianas y pequeñas empresas a los que damos respuesta particularmente, sino también para el conjunto de la economía». Y agregó que «es indudable que la utilización de estas nuevas tecnologías también contribuyen a un grado cada vez mayor de blanqueo de la economía y, en este sentido, el beneficio es generalizado». 

A su vez, el proyecto dispone que esta adecuación «no deberá influir en los costos de las comisiones, ni de transacción, ni de alquiler en los sistemas de captura de transacciones». 

Luego de los pagos con débito, la masa de dinero diaria queda en poder de los bancos, a pesar de que les cobran a los comercios y a las pymes las comisiones en concepto de pago de servicios y, además, el uso de posnet. Según datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), con base a datos del Banco Central, las compras con tarjetas de débito alcanzaron los 72.488 millones de pesos mensuales en 2019, lo que significó que los empresarios pagaron unos 652 millones de pesos en comisiones por mes y tardaron unas 48 horas o más en recibir ese dinero en sus cuentas. 

«La utilización tanto de las tarjetas de débito como de crédito, la bancarización de la mayor parte de las operaciones y la tendencia a la reducción de los manejos en efectivo en las operaciones comerciales, indudablemente son una contribución a la que todos y todas vamos a contribuir», amplió Vallejos.

El diputado Ariel Rauschenberger, por su parte, resaltó que el proyecto y el consenso alcanzado «son un avance muy importante». Y añadió que va a contribuir a «resolver las diferencias de precio entre pagar con débito y en efectivo, a mejorar la recaudación y a aliviar el bolsillo de los comerciantes».

Los respaldos

La iniciativa contó con un rotundo respaldo de cámaras y confederaciones que nuclean a pymes y comercios. En las reuniones de comisión conjunta anteriores -de carácter informativo-, expusieron sus representantes, al igual que los del sector de las tarjetas de crédito y de la banca nacional y extranjera. 

Desde la CAME destacaron que el proyecto «sería un alivio económico muy fuerte para el sector, además de contribuir al no manejo de billetes como una medida sanitaria». Entidades de comercios, en tanto, sostuvieron que es «necesario» porque aportará liquidez, en un contexto en el que en muchos casos no tienen espalda suficiente para afrontar las compras en efectivo. 

Por el lado de las pymes, desde Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC) advirtieron que, frente al esfuerzo que están haciendo para conservar los empleos, necesitan «cobrar las operaciones de tarjeta de débito en el momento en que se realice, de manera urgente y necesaria».

El amplio consenso que obtuvo hoy el dictamen y que se espera que se replique en ambos recintos dependerá para su aplicación de la reglamentación que establezca el Banco Central.

Tras el dictamen de comisión, el próximo paso del proyecto es su tratamiento en Diputados; luego pasaría al Senado para su sanción.

«Celebro que hayamos podido trabajar a lo largo de todo este ciclo de reuniones, y la posibilidad de haber escuchado al conjunto de voces y actores implicados en los temas abordados y, sobre todo, haber llegado a este dictamen conteniendo las miradas, en un clima de diálogo», concluyó Vallejos.