Por Ramiro García Morete

La versátil y notable pianista editó “En vivo” y dictará un seminario virtual en el que abordará los elementos fundamentales del lenguaje del tango

“Que la pregunta abra posibilidades y no las cierre- dirá-.No está bueno tener nada como una verdad”. Claramente el 2020 ha sido un disparador de interrogantes para el mundo entero y ella no ha salido indemne. Aunque en verdad, naturalmente es de hacerse preguntas. Como cuando ejecuta un contrapunto o sus manos dialogan entre sí y extienden verticalmente el centro tonal, respondiendo a una frase con algo nuevo y así sucesivamente. Aunque bromee con cortarse una de ellas (la derecha) porque -al parecer- su mano fuerte es la izquierda. O sea la del ritmo. Puede que tenga que ver con su personalidad, piensa: “Me gusta ser base…hay algo de la tierra”.

 O quizá responda a haber aprendido de Don Páez y Don Páez hijo- es decir, su abuelo y padre- en ese otro dialogo llamado tradición familiar. Esa manera de aprender estilos como el tango que no se consiguen en partituras, academias ni tutoriales de youtube. Quizá también por ello personas como Tato Finocchi señalen en su impronta de pianista de hace un siglo, aunque a ella no le interese pensarse en nada que no tenga que ver con el futuro. Ni siquiera la etiqueta de “tango nuevo”, que ya le parece vieja. Será por eso que este año estuvo nominada a los premios Gardel tanto como artista de jazz como en la categoría de cumbia junto a la Cachitas Now. Será por eso que uno de los planes que la pandemia frenó fue un disco de chamamé. Será por eso que en sus improvisaciones de piano puede preguntar con una melodía pop y responder con una cadencia clásica y luego marcar un bajo tanguero para disparar un acorde jazzero. Aunque tampoco sea algo que explique, como si siempre estuviera pensando en la próxima pregunta o la próxima nota.

Este 2020 le haría preguntarse ¿por qué no? a editar  “En vivo”, surgido de la presentación de “New York Sessions” y que compila buena parte de su recorrido. “En vivo (En vivo)” quedó en las plataformas, se reirá y hablará de “improvisaciones de improvisaciones”.  Y entre tanto interrogante reflexionaría sobre las formas de acercarse a  tango y como transmitirlas. Así se animaría finalmente a lanzar un un seminario virtual en el que abordará los elementos fundamentales del lenguaje del tango, centrado en las herramientas rítmicas propias del género, tomando ejemplos específicos de orquestas típicas. Una propuesta abierta a músiques pero también  a interesadxs o simplemente curisxs. Y es que bien sabe Noelia Sinkunas que en la música -como en la vida- se puede portar algo de saber pero nadie tiene la última respuesta. Más bien qse trata de avanzar entre preguntas.

Respecto a la salida de “En vivo”, la artista cuenta que “en realidad fue espontaneo. Yo tenía pensado grabar un disco de chamamé con banda este año y con una movida que implicaba mucha gente. Eso se postergo. Fue llegando mayo, julio y así hasta ahora. Tenía el material ese ya que cuando toqué se nos ocurrió microfonearlo. Durante la pandemia volví a ese material  y lo armamos para sacarlo”.  Con temas como “Tango” y “Don Paez” a las versiones de Brtiney o el cantico popular dedicado al ex presidente vinculado injustamente con los adorables felinos, Sinkunas entiende que “es medio una síntesis.  Están los temas que más me gustan de cada disco, una selección de lo que más me gusta”.

En esa dinámica de haber improvisado sobre piezas que ya contenían improvisación explica: “ La canción cambia cada vez que la toco. Yo tengo una forma en mi cabeza. Primero está el  parámetro de presentar la melodía, desarrollarlo por cierto espacio. Luego hay momentos pautados que van cambiando la duración según la ocasión y ese momento”.  El álbum no solo expone su capacidad no solo de conciliar dinámicas sino también género. “Es algo que convive en mí y sale solo, medio espontaneo de mi personalidad. En mi cabeza siempre estuvo. Por ahí decía quiero tocar death metal progresivo, pero desde el piano. Son como incertidumbres que después tocando salen y no me doy cuenta”.

Si bien es inclasificable, ya fuere a solas como acompañando reconocidas voces, Sinkunas está fuertemente vinculada al tango y reflexiona sobre el presente: “Siento que hay algo. No sé si un recambio o una solidez de lo que era el ´tango nuevo´. Y un concepto de tango siglo XXI, pero a la vez no sé. Estoy medio perdida… hay ciertos conceptos que recién ahora se están solidificando respecto al transfeminismo. En otros géneros está mucho más organizado, más visible, las músicas del rock. Recién ahora está cayendo esa ficha…”.  

Con 3 encuentros en el mes de Noviembre 9, 16 y 23 a las 19hs, Noelia Sinkunas dictará un seminario virtual (Informes e inscripción: noeliasinkunas@gmail.com l +54 9 2216425847). Destinado a músicxs en general e interesadxs en el tema, la pianista y compositora abordará además modelos de marcación, fraseos, y el contraste entre lo rítmico y melódico como ejes fundamentales. “Surgió a través de la pandemia. Ya que no había hecho esto. Y me animé a armar ciertos conceptos sobre el estilo. Porque también estuve preguntándome sobre la identidad. Qué hacen a una música que sea esa música. Si yo digo ´esto es un tango´…¿por qué?. Armando escribí cosas y Saqué un par de conclusiones. Me  pasa que me han preguntado si no daba clases… gente que quería ver piano de tango y venía de otro lugar. Quizá a otros pibes y pibas  el acceso siempre es de una partitura, muy diferente. Yo estudie tocando con mi papá, con mi abuelo, un montón. Estaría bueno abordarlo desde ese lugar”.