Organizaciones y comedores del barrio de Villa Castells se concentraron este martes en las puertas del Municipio para reclamar la urgente reincorporación de cincuenta promotores y promotoras de salud que estaban siendo parte del plan Detectar, esencial en el marco de la pandemia. 

A través de una conferencia de prensa, las organizaciones denunciaron que el intendente despidió a las y los trabajadores sin razón alguna y reclamaron volver a trabajar durante la pandemia.

«Este mes nos dieron de baja. No nos atienden el teléfono, no nos dan reuniones y tampoco respuestas», señaló Fabiana Curia, una de las trabajadoras despedidas.

En representación del Frente de Todos, el edil Cristian Vander resaltó que son trabajadores que se necesitan «más que nunca» por el «inmenso trabajo» desarrollado en los barrios. «Hoy estamos acá para pedirle a la Municipalidad que los reciba y tengan una mesa de diálogo», manifestó.

En ese sentido, a pesar de que el reclamo tiene ya unas semanas, no recibieron ninguna comunicación por parte de la Comuna, lo que preocupa en el marco de la pandemia. «Nos llama poderosamente la atención que ninguna de las autoridades municipales quiera dialogar, no leyeron el reclamo ni el petitorio entregado», advirtió Ramiro Berdesegar, referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), en comunicación con FM Raices Rock.

Según detallaron las organizaciones, desde el Municipio no hubo explicación sobre la baja de los contratos. Vale destacar que trabajan un promedio de seis horas, realizando un puerta a puerta para la detección de posibles casos de covid-19, ganando un promedio de alrededor de 7.000 pesos.

Las organizaciones exigen en este contexto una mesa de diálogo social que nuclee a los distintos sectores y funcionarios municipales para abordar «los problemas urgentes que existen en las barriadas populares», entre ellos la reincorporación de los promotores a los que el Municipio decidió no renovarles el contrato.