«Cuanto antes, queremos tener la vacuna y con una buena cantidad para vacunar a la mayor cantidad de argentinos», sostuvo el ministro de Salud, Ginés González García, luego de la confirmación oficial del presidente Alberto Fernández con respecto a la compra a Rusia de 25 millones de dosis de la vacuna Sputnik V contra la covid-19 entre diciembre y la primera quincena de enero.

El ministro adelantó que el gobierno apunta a aplicar las vacunas «antes de fin de año, cuanto antes mejor», y añadió que el objetivo es hacerlo con «más de la mitad» de la población.

Ayer por la tarde, el presidente afirmó que Rusia «estaría en condiciones de darnos 10 millones de cada una de las dos dosis [que requiere la vacuna]», y agregó que «las podemos tener en diciembre acá y en los primeros días de enero podríamos tener, según me dicen, 15 millones de dosis más», detalló el mandatario a la agencia rusa Sputnik. 

Aunque no está confirmado el precio de las vacunas, ya que las negociaciones con el gobierno de Vladimir Putin no están cerradas, estas se encuentran avanzadas tras los acercamientos entre ambos gobiernos.

Luego del anuncio del presidente, González García dijo que el gobierno apunta a que «haya una gran cantidad de gente vacunada dentro de una estructura donde tampoco sabemos totalmente cuánto va a ser la población final. Nosotros queremos que sea mucha la población inmune para detener la circulación del virus».

Asimismo, subrayó que los sectores que trabajan en la salud y los grupos de riesgo tendrán prioridad. «La intención es primero quienes tienen riesgo de enfermarse con más frecuencia porque trabajan con la enfermedad, segundo los que tienen riesgo de morirse, grupos de riesgo, y en tercer lugar la circunstancia de vacunarlos tiene que ver con que no circule el virus», precisó en diálogo con Radio con Vos.

Unas horas antes, en una entrevista con la agencia Sputnik, el presidente Fernández dio la noticia y dijo a su vez que él también se aplicará la vacuna. «Tengo dos muestras que me mandaron de Rusia al comienzo de la discusión [para la adquisición], pero no me parece justo que yo me vacune y otros argentinos no puedan vacunarse, más allá de que yo sé la responsabilidad que tengo».

Las negociaciones con el gobierno de Vladimir Putin comenzaron hace tiempo, pero se aceleraron en las últimas semanas tras la convocatoria que hizo al gobierno nacional la Cancillería rusa. De hecho, el presidente dio detalles sobre el viaje a Rusia de Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a Salud, para interiorizarse sobre los detalles de Sputnik V. «A diferencia de otros que fabricaban vacunas, no teníamos en Argentina un interlocutor con el que pudiéramos hablar; entonces personalmente combiné un viaje a Rusia de la viceministra de Salud, Carla Vizzotti, y Cecilia Nicolini, que es una asesora mía en mi condición de presidente», explicó Fernández.

Por su parte Vizzotti también habló tras la confirmación de la compra de la vacuna rusa. «Esta posibilidad complementa todas las estrategias de Argentina para tener el acceso lo más rápido posible a la mayor cantidad de vacunas posible que sean seguras y eficaces». 

En las próximas semanas, cada avance con respecto a la vacuna Sputnik V se le notificará a Argentina, además de a la autoridad de aplicación rusa y a la OMS. «Hemos logrado ponernos en cada paso que se da en Rusia y en la Organización Mundial de la Salud (OMS) para verificar la calidad de la aprobación de la vacuna. Las presentaciones se hacen ante la autoridad rusa, ante la OMS y ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), que es la autoridad argentina», detalló Fernández.