Al cumplirse diez años del fallecimiento de Néstor Carlos Kirchner, el presidente Alberto Fernández participó de un homenaje realizado en el CCK, donde pronunció un sentido homenaje en su memoria. El jefe de Estado concurrió esta tarde junto a varias figuras de la plana nacional del gobierno para participar del recordatorio de una de las figuras más trascendentales de la historia política contemporánea.

Cumplido un año también del triunfo electoral de 2019 junto a su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, el presidente pronunció lo que él mismo definió como el discurso más difícil que le ha tocado.

«Hoy es el discurso más difícil que me ha tocado, porque se cumplen diez años de que Néstor Kirchner nos dejó y también un año desde que el Frente de Todos ganó las elecciones y volvió a poner en Casa de Gobierno un presidente y una vicepresidenta preocupados por los que peor están», expresó el mandatario en el marco de recolocación en el CCK de la estatua de Néstor Kirchner que supo estar en la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Quito y luego fue retirada en años de avanzada neoliberal.

«Éramos muy pocos los que creíamos en la osadía de pensar que había llegado el momento de hacer otra cosa en la política argentina. Había llegado el momento de ser políticamente incorrecto, como titulé mi libro sobre él. Néstor fue un presidente que se animó a hacer lo que las entrañas de la tierra reclamaban. Hizo cosas que creíamos imposibles: desde poner una Corte Suprema digna hasta terminar con la impunidad de los genocidas», recordó Fernández, en memoria de sus días de gestión junto a Kirchner durante su presidencia, a partir de 2003.

Cabe destacar que fueron múltiples los recordatorios y homenajes que durante las últimas horas de este martes circularon en las redes sociales y en los espacios de militancia política. Funcionarios, dirigentes, movimientos sociales y referentes del peronismo dejaron un saludo y una dedicatoria a la figura que marcó un antes y un después en el escenario político argentino, luego de diez años de menemismo y el derrumbe nacional ocurrido en 2001.

«Mi deber es terminar lo que empezó Néstor y siguió Cristina. Y así lo vamos a hacer. Vamos a poner de pie a la Argentina como me enseñó Néstor. Y créanme que cada vez que tengo que tomar una decisión me pregunto ‘¿qué haría Néstor?'», señaló Fernández.

Entre las figuras que acudieron al acto se destacaron el titular del PJ nacional, José Luis Gioja, y las referentes de derechos humanos Estela de Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo) y Taty Almeida (Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora), que acompañaron el acto de manera virtual. También estuvieron conectados los gobernadores Raúl Jalil (Catamarca), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (Río Negro), Sergio Uñac (San Juan), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Omar Perotti (Santa Fe).

El acto también contó con la presencia del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, dirigentes de la CGT y la CTA. También se sumaron la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y su par de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.