Alberto Fernández comenzó la semana con un acto de entrega de viviendas en Ezeiza, donde se refirió a las críticas de la oposición y ratificó su posición respecto al peso. «Devaluar es muy fácil, pero devaluar es una máquina de generar pobreza», manifestó.

Escoltado por gobernadores y por la ministra de Vivienda y Hábitat, Alberto Fernández entregó viviendas del Procrear para la provincia de Buenos Aires y Río Negro y anunció obras para La Rioja y Formosa.

«La verdad es que nosotros queremos que la Argentina crezca, se desarrolle, produzca y exporte. Así queremos conseguir los dólares. No queremos conseguir los dólares porque le pusimos el precio que algunos poderosos necesitan», manifestó el presidente.

En esa línea, aseguró que van a seguir trabajando: «y vamos a afrontar, y si quieren dar pelea, daremos pelea». «No llegamos al gobierno para cruzar los brazos ni para obedecer, sino que llegamos para obedecer a quienes nos votaron», completó.

«No vinimos para desentendernos de los problemas de los argentinos, vinimos para hacernos cargo. Muchos quieren desviarnos y hacernos creer que debemos atender otros problemas, que son los problemas de las minorías, que siempre se han hecho cargo de la Argentina, y quieren que se les responda a sus intereses y uno se olvide de lo que todos estos argentinos están necesitando. Si uno quiere saber qué pasa cuando la Argentina devalúa, vean lo que pasa cuando llevaron el dólar de 9 a 14», agregó Alberto Fernández.


El presidente entregó viviendas del programa Procrear, que fue relanzado la semana pasada. En el acto no ahorró críticas a la gestión de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. «Es muy difícil explicarle al mundo que hubo 11.000 viviendas que dejaron de hacerse o no se entregaron por la misma razón que una gobernadora decidió no hacer más hospitales en la provincia de Buenos Aires», apuntó

Fernández manifestó su «orgullo de continuar la tarea de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner brindando una solución a los que dejan sin voz cada vez que gobiernan los otros».

Acompañaron a Fernández el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof; la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa; la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta, y el intendente de Ezeiza, Alejandro Granados. Virtualmente estuvieron los mandatarios de Río Negro, Arabela Carreras; La Rioja, Ricardo Quintela, y Formosa, Gildo Insfrán; y el intendente de Florencio Varela, Andrés Watson.

Kicillof, por su parte, tampoco ahorró críticas, y recordó «al desastre que quedó» en la provincia, con deudas con contratistas, y se refirió a la reapertura del Procrear. «Hoy tenemos 320.000 inscriptos gracias a la decisión de Alberto Fernández de que los créditos para viviendas dependan del salario», sostuvo en referencia al nuevo coeficiente establecido.

En esa línea, el gobernador aseguró que hay 2 millones de bonaerenses que necesitan soluciones habitacionales. «No nos vamos a hacer los distraídos. Hay que generar tierra, hay que dar crédito y construir viviendas», manifestó.