En el marco del Día Nacional de la Identidad, el presidente Alberto Fernández lanzó el Certificado de Pre-identificación (CPI), un programa con el que busca garantizar la inscripción de quienes no se encuentran en el Registro Nacional de las Personas (Renaper) y facilitar la emisión del Documento Nacional de Identidad.

Cada 22 de octubre, en Argentina se conmemora el Día Nacional de la Identidad, en conmemoración de la búsqueda incansable de Abuelas de Plaza de Mayo, que hoy festeja los 43 años de lucha. Este día fue elegido por el presidente para lanzar el CPI, y sostuvo que lo «intranquiliza mucho saber que hay gente que no está registrada y que está necesitando ayuda».

Al respecto, destacó que Día de la Identidad «fue instituido en Argentina para tratar de darle identidad a los que lamentablemente se les había privado de su identidad, o cambiado, o tergiversado», y destacó que «ese fue el resultado de un grupo de mujeres, abuelas, que se hicieron cargo de la búsqueda de sus nietos que una dictadura les había arrebatado».

«Fue una estupenda idea de todos los que me acompañan que este Día de la Identidad lo dediquemos a los que viven indocumentados en la Argentina por múltiples motivos. Es una reparación por lo que el Estado no hizo durante muchos años», dijo al respecto.

Desde Casa Rosada, explicó que desde este viernes se podrá iniciar el trámite que busca agilizar la obtención de un DNI para aquellas personas que no fueron registradas nunca en el Renaper. «Antes, quienes tenían que hacerlo y contaban con más de dieciocho años debían encarar un trámite judicial muy engorroso, y para el caso de los menores, un trámite administrativo», sostuvo.

Tras escuchar la palabra de personas que hasta este momento no contaban con documentos, el presidente destacó que se dieron cuenta «que en Argentina muchos necesitan conocer su identidad, que la tienen, pero el resto del país los desconoce y, por no estar registrados, son desconocidos en el país donde viven y formaron una familia».

Fernández explicó que antes de ser candidato conoció a un joven, llamado Marcelo, quien le contó las dificultades para acceder a un trabajo con veinticinco años sin tener un DNI. «Cuando llegamos a la presidencia nos dimos cuenta de que había muchos Marcelos, y dijimos ‘hagamos algo rápido’ porque hay un montón de argentinos que no tienen documento, lo que les complica la vida, como el acceso a cobrar la AUH o la Tarjeta Alimentar», agregó.

En este marco, consideró «imperdonable» que un Estado, «por no tener registrada a una madre, haga padecer a esa madre y a los hijos», y que «fue culpa de un sistema burocrático que hace las cosas muy difícil para que la gente se documente».

«Lo que implementamos hoy es un sistema más ágil; a partir de hoy empezamos a saber quién es quién. El trámite será rápido y los registrará como ciudadanos argentinos como merecen. Esto es una reparación de lo que el Estado no hizo durante muchos años», concluyó.

Por su parte, el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, celebró la medida. «Creamos este certificado que se podrá obtener en las oficinas de los registros civiles de todo el país o en las del Renaper para comenzar a reparar el problema de muchos argentinos y argentinas que todavía no tienen DNI».