El INDEC dio a conocer este martes la valorización mensual de las canastas básicas alimentaria y total, que determinan el umbral de ingresos necesarios para no estar debajo de la línea de indigencia y de pobreza. En septiembre tuvieron incrementos superiores a la inflación. 

De acuerdo con la estimación del órgano estadístico, la Canasta Básica Total tuvo el mes pasado un aumento del 3,8 %, un punto por encima del 2,8 % que había tenido el nivel general de precios relevado en septiembre. Sin embargo, en términos interanuales, la medición sí se ubica por debajo del aumento de precios general. 

En el caso de la canasta que mide los ingresos para no caer debajo de la línea de pobreza, desde septiembre de 2019 acumula un alza del 35,7 %, frente a una inflación del 36,6 % para el mismo período. 

De acuerdo con el informe difundido por el INDEC, una familia tipo formada por dos adultos y dos menores necesitó en septiembre 47.216 pesos para no ser pobre. 

En el caso de la Canasta Básica Alimentaria, el incremento de septiembre frente a agosto pasado fue del 3,4 %, y en la medición interanual registró una suba del 39,6 %, que la ubica casi tres puntos por encima del Índice de Precios al Consumidor para el mismo período. 

Con el mismo ejemplo de un hogar compuesto por cuatro personas, el INDEC estimó que se necesitaron unos 19.430 pesos para no ubicarse debajo de la línea de indigencia. Desde que comenzó el año, la Canasta Básica Alimentaria registra un incremento del 24,7 %, mientras que la Total acumula un 21,2 %.