El gobierno nacional envió dos proyectos al Congreso con los que busca impulsar la actividad de la construcción, sector clave para reactivar la economía y generar puestos de trabajo. Una de las iniciativas fomenta nuevas construcciones a través de incentivos fiscales, mientras que el objetivo de la otra es atender el déficit habitacional facilitando el acceso al crédito hipotecario.

El envío de los proyectos del Ejecutivo, ayer por la tarde, fue luego de la reunión que mantuvo el ministro Guzmán con representantes de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) y de la UOCRA, con quienes venía hablando sobre este tipo de medidas para contribuir a la recuperación del sector.

El primero de los proyectos busca que los activos financieros se vuelquen a la construcción a través de una serie de beneficios. Uno de estos, con respecto al Impuesto a los Bienes Personales, prevé eximir por dos ejercicios a los activos que se inviertan en obras de construcción. A su vez, se propone computar como pago a cuenta de ese impuesto el equivalente al 1 % del valor de las inversiones realizadas en construcción.

Según el comunicado del gobierno, la norma también propone «adecuar el pago de los tributos sobre las transacciones inmobiliarias (Impuesto a las Ganancias e Impuesto a la Transferencia de Inmuebles), al momento de producirse el efectivo incremento del flujo del proyecto de inversión, así como adecuar el monto imponible a su evolución en términos reales».

Asimismo, la iniciativa establece por un tiempo limitado un régimen de declaración voluntaria de activos, tanto en pesos como en moneda externa, que también tendrá beneficios de exenciones e incentivos fiscales. Esto, siempre y cuando «sean declarados oportunamente para ser utilizados exclusivamente a las construcciones, ampliaciones, instalaciones y otras impulsadas por esta ley».

Guzmán explicó vía Twitter las iniciativas y cuál es su finalidad. Aseguró que la construcción, eje de los proyectos, es «un motor potente para dinamizar la economía y generar puestos de trabajo, con impacto transversal en diversas cadenas productivas». También destacó que los proyectos «son fruto del diálogo entre el Gobierno Nacional, el sector privado, los sindicatos, legisladoras y legisladores».

Según explicó, el segundo proyecto «busca atender el déficit habitacional, facilitando el acceso al crédito hipotecario y protegiendo a los propietarios e inversores ante descalces entre salarios e inflación».

Se trata de la puesta en marcha del Programa de Créditos Hipotecarios Cubiertos y prevé la creación de un Fondo Fiduciario de Cobertura y Promoción (FFCP). «La iniciativa tiene como propósito impulsar el crédito hipotecario, al permitir la cobertura de los descalces cuota/ingreso durante la vida de crédito protegiendo al deudor, cuya cuota ajusta de acuerdo al Coeficiente de Variación Salarial (CVS)», precisó el gobierno.

La construcción es un sector clave en la generación de empleo e impacta en el desarrollo de otras actividades, que el gobierno quiere reactivar. De acuerdo con el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) que publica el INDEC, en agosto tuvo una caída del 17,7 % respecto a igual mes de 2019. Y en el acumulado de los ocho meses de 2020 tuvo una disminución del 31,8 % respecto a igual período de 2019.