El oficialismo en Diputados pospuso la firma del dictamen del proyecto de Presupuesto 2021 para el jueves próximo. El presidente de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, lo informó ayer durante la reunión de comisión en la que se prosiguió con el debate signado por los pedidos de cambios y asignación de nuevos fondos en la iniciativa.

Al inicio del debate, Heller respondió a una serie de pedidos que había hecho la oposición en la reunión de comisión anterior. Una de las demandas era mayores subsidios para el transporte público de sus provincias. Heller informó que, luego de haberlo trabajado con funcionarios del Ejecutivo, se llegó a un acuerdo para incrementar en 7.000 millones de pesos los subsidios destinados a ese fin, que de este modo pasarán de 13.500 millones a 20.500 millones de pesos. 

El pedido había sido de diputados tanto del Frente de Todos como de la oposición. Legisladores de Juntos por el Cambios, como el tucumano José Cano (UCR) valoraron las nuevas asignaciones pero lo consideraron insuficiente. Sostienen que se mantiene la disparidad con los subsidios al transporte para el AMBA, que representan 65.000 millones.

Heller respondió: «Yo sé que lo del transporte es insuficiente, pero les pido que se valore que estamos aumentando un 50 % la partida que teníamos. Yo puedo seguir gestionando, pero hay un marco de referencia que es la situación del país, la herencia y el peso de la pandemia».

Por su parte, el diputado del bloque Córdoba Federal, Pablo Cassinerio, solicitó que los subsidios a las provincias se eleven a 30.0000 millones de pesos. «Vemos que estamos haciendo un incremento de solo el 15 % respecto al 2020, cuando tenemos una inflación del 29 %», reclamó.

Otro pedido había sido más fondos para universidades de las provincias. En este punto, Heller afirmó que se añadirá un anexo que establece 4.100 millones de pesos, cuyas reasignaciones entre las provincias estará a cargo de la Jefatura de Gabinete.

El diputado oficialista Itai Hagman, por su parte, destacó que las «prioridades del proyecto son claras: menos plata para pago de intereses de deuda y mayor inversión para reactivar la economía y financiar políticas sociales».

Más allá de los cambios de último momento, el proyecto de Presupuesto prevé un déficit del 4,5 %, un incremento de la actividad económica del 5 %, una inflación del 29 %, un gasto global de más de 8 billones de pesos, mayores fondos para obras públicas y una disminución del pago de intereses de la deuda pública. Los cálculos son en función de haber superado el año próximo la pandemia. Estas aclaraciones de Heller en la reunión anterior respondieron a por qué no se contemplan los programas de asistencia para personas y empresas (IFE y ATP) que aplicó este año el gobierno para enfrentar la pandemia.

Antes del debate, el director general de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), Marcos Makón, expuso los ejes de un informe que analizó el proyecto. En reuniones anteriores, expusieron el ministro de Economía, Martín Guzmán, y sus secretarios de Hacienda y Finanzas, Raúl Rigo y Diego Bastourre.

El Frente de Todos apunta a emitir dictamen este jueves para tratar el proyecto de Presupuesto el jueves próximo. En esa sesión también se podría abordar el proyecto de aporte solidario y extraordinario de las grandes fortunas, que obtuvo dictamen hace dos semanas. Hasta el momento, el Presupuesto tendrá el respaldo de los interbloques Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo, lo que le permitirá alcanzar la mayoría necesaria para aprobarlo.

Cómo siguen las sesiones

El presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, acordó con los jefes de bloque de Juntos por el Cambio la prórroga del protocolo de sesiones remotas mixtas hasta el 30 de noviembre, cuando culminan las sesiones ordinarias del Congreso. De esta manera, el oficialismo podrá avanzar en su agenda legislativa, con los proyectos de Presupuesto 2021, de aporte extraordinario de las grandes fortunas, creación de la nueva fórmula jubilatoria y exclusión de ayuda del Estado a empresas y personas con activos offshore. 

La alianza opositora, por su parte, negoció poder asistir al recinto para el tratamiento de estos proyectos, a los que calificó de «conflictivos».

Massa acondicionará el recinto para que estén presentes noventa diputados del PRO, UCR y Coalición Cívica, con las debidas medidas de prevención sanitaria. Los diputados del Frente de Todos lo harán de forma remota, para evitar mayores riesgos de contagio. Así, también, el oficialismo evita sacar las sesiones del Congreso, como se lo había propuesto.