El gobierno de la provincia de Buenos Aires anunció esta tarde cómo será la temporada de verano 2020-2021 en el territorio bonaerense, en medio de la pandemia de covid-19. Habrá protocolos sanitarios estrictos en lugares de hospedaje y de gastronomía. A la vez, no será necesario hacer un test antes de viajar, pero sí registrarse en una aplicación para recibir el visto bueno del municipio correspondiente, con el fin de no saturar de gente las localidades de veraneo. Los plazos de inicio serán dos: para los turistas, desde el 1º de diciembre hasta el domingo 4 de abril, mientras que para los propietarios de inmuebles no residentes comenzará el 1º de noviembre.

«Con protocolos, con cuidado, con aplicaciones, con responsabilidad y con conciencia venimos a anunciar que va a haber temporada en la provincia de Buenos Aires», sostuvo esta tarde, desde Mar del Plata, el gobernador Axel Kicillof. Estuvo acompañado por la vicegobernadora, Verónica Magario; el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa; la titular de ANSES, Fernanda Raverta; el ministro bonaerense de Producción, Augusto Costa; los ministros nacionales Mario Meoni (Transporte) y Matías Lammens (Turismo), este último por videoconferencia; el intendente anfitrión, Guillermo Montenegro, y una decena de intendentes de la Costa Atlántica.

Las medidas fueron coordinadas por los gobiernos nacional, bonaerense y municipales. El objetivo es realizar la temporada teniendo en cuenta la importancia económica que significa para los municipios receptores y para el esparcimiento y descanso de la población, pero con estrictos protocolos de prevención.

Kicillof destacó el «acuerdo unánime alcanzado» y la importancia de reforzar en los destinos turísticos los protocolos y cuidados sanitarios para no echar a perder los esfuerzos hechos hasta el momento. 

«Hemos llegado oportunamente a tiempo a un acuerdo a partir de una serie de reglas y consensos para poder abordar la temporada de verano este año», afirmó. «Hay necesidad, inquietud y voluntad de poder tener unas vacaciones para aquellos que lo puedan hacer después de este año tan duro y complicado», continuó. «Vamos a poder veranear, pero no como siempre. No vamos a poder abandonar todo lo que con esfuerzo venimos sosteniendo», amplió el mandatario.

El encargado de enumerar las medidas que deberán cumplir los turistas fue el ministro Costa. En primer lugar, habrá que descargar la aplicación Cuidar Verano, una adaptación de la que lanzó meses atrás el gobierno nacional. Allí se completarán una serie de datos: lugar de destino, cantidad de personas, tiempo de permanencia y medio de transporte. Luego el municipio, con datos en mano, responderá con la habilitación. El objetivo es no abarrotar los lugares para evitar aglomeraciones.

«La cantidad de gente que tradicionalmente vemos en las playas, sierras y ríos, toda junta en las condiciones actuales, no va a ser posible reproducir en esta temporada», alertó Costa.

No será obligatorio un test previo, ya que los resultados podrían dar falso negativo. Pero en caso de dar positivo una vez instalados en el lugar turístico, deberán retornar a su ciudad de origen junto con sus contactos estrechos. De no poder hacerlo, los municipios dispondrán de centros de aislamiento.

El ministro sostuvo también que el gobierno va a fomentar que los adultos mayores y los grupos de riesgo viajen en marzo, hacia el final de la temporada, para eludir el público masivo de los meses anteriores.

Asimismo, señaló que los sistemas de salud de los municipios serán reforzados en su infraestructura y personal para enfrentar eventuales situaciones de aumento de casos. Además, habrá operativos del programa DetectAR en cada destino turístico.

Con respecto a los locales de gastronomía y lugares de hospedaje, tendrán sus respectivos protocolos para impedir acumulaciones de gente superiores a las que establezcan las condiciones epidemiológicas. También habrá protocolos especiales para lugares públicos y playas, que darán a conocer más adelante los municipios. Los campings no podrán abrir, ya que sus instalaciones comunes (baños y vestuarios) son de riesgo alto de contagios.

También detalló que lo ideal es que los turistas tengan una temporada lo más extensa posible para reducir las aglomeraciones.

Por otro lado, no se podrán realizar actividades culturales y de esparcimiento en lugares cerrados, como cines o teatros. Dijo, sin embargo, que están trabajando para realizar algunas de éstas en lugares abiertos.

Sergio Massa, por su parte, celebró que pueda haber temporada y destacó la ley aprobada recientemente en el Congreso que apunta a incentivar la actividad turística como parte de las medidas para reactivar la economía. «Nuestra obligación como gobierno nacional es ayudar al gobierno de la provincia a que tengamos la mejor temporada posible, con dos principios: cuidarnos y cuidar la salud de quienes nos visitan, y empezar despacio a caminar la salida de la pospandemia».

Por último, Lammens resaltó que «el hecho de que la provincia, con lo que significa para el turismo nacional, pueda empezar a dar estas certezas, es un gran paso adelante». Y concluyó: «Tiene que ver con la agenda de pospandemia del gobierno nacional, con la reconstrucción de Argentina y la reactivación de la economía».