Por Ramiro García Morete

El músico y productor lanza un nuevo single  con pulso urbano y esencia pop mientras busca nuevas formas de sonar

“Será que sin pensar/estoy donde siempre quise estar”. El vacío es un lugar. Y desde una mirada oriental, un punto de inicio. Algo así pensó, al tratar de despojarse de sus propias estructuras y alejarse de eso que llaman confort. Como cuando en el verano de 2018 el reggaetón sonaba por todos lados  y armó un beat a puro dem bow, tomó unos acordes y canto “a lo Ozuna”. Al otro día-mediante la infaltable palabra de su amigo Migue Cruz- pensaría: “No está tan mal”. El puñado de canciones surgidas en ese período requeriría-según consideró- un tratamiento especial. Como dar con el productor indicado, justo él que cada vez pasa más tiempo con el FL Studio y el mini controlador midi  que la criolla y la Les Paul, ambas primeras y únicas guitarras en su haber.  

Aunque en verdad su primer instrumento fue el batería, inspirado quizá al ver el notable dominio de su primo pre adolescente tocando de cabo a rabo «Oktubre» o el primer disco de Blink 182 y golpeando los palillos en los almohadones sobre la cama. Y es que en su casa de Nogoyá (Entre Ríos) no había mucha herencia musical. Es verdad que su padre escuchaba algo de Kiss y su madre –antes de fanatizarse y “torturarlo” con Ale Sanz-ponía en el doble cassettera  Virus o Soda. Cerati seguiría presente a lo largo de su vida, como la biografía que cuelga hoy de la repisa de su cuarto y home studio. Aunque su primera compra -aún sin tener reproductor- sería un cd de Gorillaz, más fascinado quizá por los dibujos que por las experimentaciones electrónicas que luego signarían su música.

La adolescencia transcurriría entre experiencias punks o hardcore como ser el baterista de  “The Dadas”. Sobre el final del secundario, su tío Sergio volvería desde Córdoba pero con discos de bandas platenses.  Los temas de El Mató o Sr. Tomate no solo volverían a resetear la mentalidad de quien ya componía algunos temas como “Tratar de seguir”. También incentivaría la decisión de no ir a  estudiar a Rosario- a solo 85km- sino mudarse con Sergio (músico también y que alguna vez suma guitarras a sus shows) a La Plata para estudiar Técnico en Sonido y Grabación en la EMU.

Entonces comenzaría a tocar y producir alcanzando su primer disco en 2015: “Anhelo”.  Cerca de eso que llaman electro pop, comenzaría a depurar su audio y su forma de interpretar, cada vez más consustanciado con la sonoridades urbanas entre beats delicados, atmósferas chill y esencia pop cancionera. Elementos que alcanzarían u punto álgido en los simples soltados durante el 2020 y la producción de Oro Dembow para dar un paso más allá. Por eso el EP que recientemente adelantó “Vacío” por nombre “Post confort”. Buscando su lugar, Otavio Aga.

”Salió jugando con el concepto del vacío como un lugar, como algo tangible- introduce Aga sobre su nuevo corte-. Jugando con la falta de sentido, para buscar algo diferente o para mirarse más de cerca sin tantos estímulos e información innecesaria, es la que más me gusta de este EP”.  De modo simple también explica la idea de “Post confort” como un estilo y como una situación: “Me egustan las dos. Por ahí quise reflejar la necesidad de dejar atrás alguna fórmula o cosas que nos contienen siempre en el mismo lugar creativo”. Ese proceso implicó  “sumar más gente a tocar o producir. Por lo general siempre hice todo muy solo. Hasta el master. Pero me dije: voy a tratar de encontrar esas personas para que se sumen al proyecto”

Otro cambio se dio en  “pensar un poco más las letras.  Siempre compuse de un lado más espontáneo. En este EP tenía más laburara la instrumental y después empezaba a meter las letras. Traté de darle más significado. Este tema -por ejemplo- puede ser para una relación, pero también que se intérprete de otra forma. Creo que es la letra más existencial que tengo.  Ahora estoy tirando más para ese lado”.

Si bien cada tanto sale alguna melodía con la criolla en el patio “últimamente viene pasando desde el beat. Compongo la instrumental y hago la canción a partir de eso. Sale más desde la computadora. Y con lo que empecé ahora que me está haciendo componer es el sampler. …ya sea música muy vieja, busco una parte, desarmo todo, bajo el pitch.El simple hasta  me hace cantar de otra forma”.

Antes de fin de año no solo planea un nuevo corte de “Post Confort” sino también una pagina con otro A.K.A. para divulgar su trabajo de productor, acompañado de un inminente disco instrumental.