Desde el yacimiento de Loma Campana, situado en la localidad de Añelo, Neuquén, centro de la producción de gas y petróleo no convencional en la formación Vaca Muerta, el presidente Alberto Fernández encabezó la presentación del Plan Gas, que prevé impulsar inversiones por más de 5.000 millones de dólares. El mandatario señaló que la iniciativa busca asegurar el abastecimiento de gas para el mercado interno, sustituir importaciones para ahorrar divisas y aportar a la generación de empleo.

«Vamos a darle a la Argentina el gas que necesitan los argentinos para vivir y las industrias para producir. Vamos a volver a poner de pie a un país que había quedado muy lastimado», aseguró el presidente. Durante el acto estuvo acompañado por el ministro de Economía, Martín Guzmán; el secretario de Energía, Darío Martínez; el CEO de YPF, Sergio Affronti, y los gobernadores Omar Gutiérrez (Neuquén) y Arabela Carreras (Río Negro).

«Este plan significa más trabajo y la generación del gas que la Argentina necesita para vivir y producir. Significa dejar de pensar en importar gas, y que no se vayan las divisas. No saben lo que sufre Martín [Guzmán], y todos sufrimos. Pensar en que tengamos el gas suficiente, producido en la Argentina, es una enorme tranquilidad», agregó Fernández.

El Plan de Promoción de la Producción de Gas Argentino 2020-2023 tiene cinco objetivos, según definió el Ministerio de Economía: aumentar la producción de gas en el país y abastecer al mercado interno, generar empleo en el sector energético, sustituir importaciones de 18.000 millones m³ de gas, impulsar inversiones por más de 5.000 millones de dólares y aumentar la recaudación fiscal a nivel nacional y provincial.

Fernández cuestionó la política energética del macrismo y rescató haber congelado la tarifa de gas en el inicio de la pandemia. «Hemos vivido cuatro años muy difíciles en Argentina, donde parece haberse vivido la metáfora del olvido, donde todos se olvidaron de la gente, donde hubo que pagar aumentos siderales de tarifas, mientras la producción de gas declinaba», recordó.

Y con respecto al congelamiento de las tarifas de gas, dijo que esta medida sirvió para que «los argentinos en medio de semejante crisis no tuvieran que sufrir por el riesgo de quedarse sin gas». Y amplió: «Eso hizo que la tarifa no subiera un 79 %, que era lo que estaba previsto». 

En otro tramo, Fernández se refirió a YPF. Anunció que el plan le va a permitir a la empresa hacer una inversión de 1.800 millones de dólares en tres años. Acto seguido, cuestionó el derrotero de la compañía emblema del país. «Es muy triste ver cómo la curva de crecimiento se sostuvo hasta 2015 y después comenzó a descender, cómo la empresa se endeudó y la dejaron en una situación muy compleja que nosotros vamos a revertir, porque, como bien dijo el gobernador Gutiérrez, YPF está en el corazón de todos los argentinos», remarcó.

Durante el acto también se anunció la mudanza de la Secretaría de Energía a Neuquén. «Quiero que los argentinos empiecen a tener los lugares que necesitan para el desarrollo en los lugares donde se producen», explicó Fernández, quien incluyó la medida como «parte de un proceso de descentralización que me he impuesto». 

Por su parte, Guzmán destacó que el plan «define reglas de juego claras que van a potenciar la inversión, la producción, la generación de empleo con una perspectiva de desarrollo federal». Asimismo, valoró que la medida «permitirá que haya menor dependencia de las importaciones, y eso es muy importante para no tener un drenaje de divisas, para la estabilidad cambiaria, porque es algo en lo que hay que seguir trabajando y que a su vez es importante para la estabilidad de precios y los ingresos de las familias».