Por Ramiro García Morete

Convocada por la Red Multicultural y respetando el protocolo en bicicletas y autos, trabajadorxs marchan esta mañana hasta el Pasaje Dardo Rocha para exigir que se trate el proyecto de ordenanza presentado en agosto

Que para abrir las mesas de diálogo no tenían tiempo, que les parecía “mucho trabajo”. Palabras más, palabras menos, esa fue la respuesta de la concejala de Cambiemos Verónica Rivas en la única reunión de la Comisión de Cultura que hubo tras la presentarse proyecto de ordenanza para declarar la Emergencia Cultural en La Plata.  Con la firma de Ana Castagneto, el mismo había sido impulsado por la Red Multicultural y  otros colectivos afectados por la pandemia y la falta de políticas públicas referidas a la cultura. Más allá de la textualidad y lo indignante de la frase, no se trata de  caerle a una persona sino reprentar a toda una gestión que parece no considerar –además de su obligación- que sí: es mucho trabajo. Mucho trabajo el que hay detrás de cada espacio cultural independiente, como forma de sustento pero también para promover el trabajo de otrxs artistas. Golpeada ya por los cuatro años previos de macrismo, la escena cultural se vio azotada por la pandemia. La organización y las alternativas de supervivencia no alcanzaron y el Municipio no solo no contuvo sino que ni siquiera promovió el diálogo. Por ello es que, respetando los mismos protocolos que a conciencia aplicaron para detener sus propias actividades y fuentes de sustento, la Red Cultural  convocan trabajadorxs de la cultura a una caravana bajo la consigna: “Emergencia Cultural La Plata YA”. La idea es realizarla en auto o bicicleta y habrá dos puntos de reunión a las 10 hs: en zona sur 18 y 71(estacionamiento de La Grieta)y  en zona norte 1 y 38 (plaza Alsina). Desde allí se movlizarán hasta Plaza Moreno, y de ahí ir hacia el Pasaje Dardo Rocha donde sesiona el Concejo Deliberante. Una vez en 50 e/6 y 7, se realizará una foto colectiva con carteles, se leerá la carta, se transmitirá por redes, serán recibidos les concejales para finalmente desconcentrar con distancia. Como consigna se solicita “llevar un cartel en hoja a 4, que diga «Soy trabajadorx de (música, teatro, etc.);llevar ropa negra o magenta y llevar barbijo y mantener la distancia”.

“La convocatorio a busca visibilizar la falta de tratamiento que se le está dando al proyecto de ordenanza para declarar la Emergencia Cultural en La Plata presentado  el 26 de agosto-introduce Gonzalo Bustos, de La Bicicletería. Se lo trató una sola vez y nunca más se volvió a reunir. Creemos que se le está poniendo un freno. Y la situación sigue empeorando. Los meses siguen pasando sin que podemos realizar actividades. No solo los espacios, sino les artistas que en ellos trabajan”.  

Bustos reconoce que no fue fácil decidirse salir a manifestarte a la calle en contexto de aislamiento: “ De hecho tuvimos asambleas en la que se discutió por salir o no salir. Hay gente agotada, exhausta, con otro nivel de emergencia. Las ganas de salir a reclamar están desde hace mucho tiempo.  Y ahora vemos que no queda otra solución que salir con todos los cuidados. Tuvimos asambleas donde discutíamos y decíamos: banquemos, sigamos con las redes. Pero ahora necesitamos que el ciudadano de pie vea la situación y tome partido”.

Bustos señala “una mercantilización de la cultura por parte de la municipalidad que sabíamos que era así de parte del gobierno de Garro. Pero esperábamos que se valorara el trabajo que hace la cultura autogesitva. Si La Plata es ciudad cultural, como dicen,  es porque hay artistas le dan vida en distintos espacios durante toda la semana”. Y agrega: “La política cultural que ofrece la municipalidad es escasa. Les pedimos que se sienten a hablar, a pensar un protocolo y la respuesta es que  no hay tiempo, que no hay recursos, que no se puede. O se hace una campaña mostrando cómo se va a arreglar  el Anfiteatro del Lago. El patrimonio desde una mirada tradicional o el mercado. Pero en el medio, la ancha avenida de la cultura popular o independiente nos quedamos sin respuesta municipal”. O al parecer, respuestas poco gratas Según Bustos, el Secretario de Cultura y Educación Martiniando Ferrer Picado “tuvo actitudes soberbias con compañeras. Dice

dice que la ordenanza es una jugarreta política y que la responsabilidad de esos fondos los tiene la provincia, que no hay fondos”.

Mientras tanto, el futuro exige extremar la resistencia y seguir adaptándose a la nueva “normalidad”. Desde La Bicicletería, como ejemplo de tantos recintos que aún sobreviven entre otros que cierran, “vamos a intentar con los pocos recursos tecnológicos que tenemos hacer conciertos on line, formándonos, investigando como salvar la brecha digital y hacer eventos virtuales de calidad. Ver como es la puesta en práctica de eso, con todos los límites que tiene, con lo difícil que es vender entradas o gorras virtuales. Además los espacios sobrevivimos con las actividades del buffet.  Esta etapa es adaptarse a lo que permiten los streamings y seguir pensando cuestiones en red”.