La Cámara de Diputados aprobó este jueves en sesión especial el proyecto de promoción de la economía del conocimiento, con 133 votos a favor, 5 negativos y 88 abstenciones. La iniciativa establece un esquema de incentivos fiscales para el desarrollo de la industria del software, la producción audiovisual digital, biotecnología, bioinformática, ingeniería genética, nanotecnología, nanociencia, industria aeroespacial y satelital, entre otros sectores.

El proyecto había sido aprobado por Diputados en junio, pero volvió a la Cámara Baja luego de las modificaciones que el oficialismo le introdujo en el Senado. 

Entre los cambios realizados, se destaca una segmentación en los beneficios en el impuesto a las ganancias. El texto original preveía un descuento del 60 % para todas las empresas de la economía del conocimiento. En la Cámara Alta el beneficio se fragmentó: será del 60 % para las micro y pequeñas empresas, del 40 % para las medianas y del 20 % para las grandes. 

«Esta modificación permite redistribuir el esfuerzo fiscal, orientarlo a quienes más lo necesitan», dijo el diputado oficialista Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, quien explicó el dictamen del proyecto que se había obtenido el martes en la comisión conjunta de Presupuesto y de Comunicaciones e Informática.

Otro aspecto clave de la normativa es que se otorgará un bono fiscal a las empresas alcanzadas, equivalente al 70 % de las contribuciones patronales pagadas. Será intransferible y los bonos se podrán utilizar para cancelar tributos en un plazo de dos años, a excepción de ganancias. «Las empresas que pueden acceder a este beneficio son aquellas que tienen hasta 3.745 empleados, lo que da una clara idea de que no hay discriminación hacia las grandes empresas», sostuvo Heller.

El diputado Pablo Carro (Frente de Todos), presidente de la Comisión de Comunicaciones, destacó que el proyecto que vino en revisión del Senado es superador con respecto al que había aprobado en junio inicialmente la Cámara Baja. «Es superador porque especifica con claridad cuáles son los servicios profesionales que pueden ingresar a la promoción», argumentó el legislador cordobés. 

Carro agregó también, como puntos fuertes de la normativa, «el escalonamiento de los beneficios en la reducción de los beneficios del impuesto a las ganancias y la registración bienal que permite certificar si se mantienen o aumentan los puestos de trabajo». La creación de empleo formal para los jóvenes, el aumento de las exportaciones y la generación de divisas fueron otros aspectos importantes que desglosó. 

Por el lado de Juntos por el Cambio, la diputada Silvia Lospennato (PRO) le reprochó al oficialismo «la demonización de las grandes empresas», en relación con la segmentación de los beneficios en el impuesto a las ganancias. 

Alejandro Rodríguez, de Consenso Federal, celebró la segmentación para ganancias porque implica «equidad distributiva» e «incentiva el desarrollo de las pymes», pero criticó que el Senado haya modificado los bonos, ahora intransferibles, sin poder utilizarlos para el pago de ganancias.

Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda, cuestionó los beneficios para las empresas. «No se está discutiendo una ley para desarrollar la economía del conocimiento, sino para desarrollar la apropiación privada del conocimiento», objetó.

Además del proyecto de economía del conocimiento, anteriormente Diputados también aprobó una serie de proyectos para la compra de vacunas contra la covid-19, para regular el ejercicio profesional de la fonoaudiología y para la extensión de la emergencia para el sector de los cítricos.

Juró la diputada Alcira Figueroa, en reemplazo de Juan Ameri

En el comienzo de la sesión, juró como nueva diputada la salteña Alcira Figueroa, antropóloga y referente en su provincia en la lucha por los derechos humanos. Fue de forma presencial y en reemplazo de Juan Ameri tras el escándalo sexual que protagonizó en plena sesión semanas atrás.

«Juro por los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos, juro por mi hermanito Carlitos y toda la niñez muerta por la desnutrición, juro por las mujeres y las disidencias, juro por los campesinos criollos e indígenas y juro por la madre tierra. Sí, juro», afirmó la legisladora durante el acto protocolar.