En una reunión virtual, el ministro de Educación de la nación, Nicolás Trotta, les presentó este martes a los ministros de las veinticuatro jurisdicciones una serie de propuestas para la vuelta a clases presenciales. La iniciativa apunta a la revinculación de aquellos estudiantes que han tenido bajo o nulo contacto con la escuela, y para quienes finalicen este año el ciclo primario o secundario, junto a sus familias. Ambas iniciativas responden a la priorización del regreso a clases aprobado por el Consejo Federal de Educación.

Los funcionarios trataron los dos ejes que componen la propuesta. Por un lado, la posibilidad de comenzar las actividades educativas «no escolares» (artísticas, deportivas, recreativas, entre otras), que podrían funcionar en clubes u otros espacios abiertos, para retomar el vínculo con la escuela de aquellos estudiantes con mayores dificultades educativas.

En segundo lugar, Trotta detalló a los ministros provinciales el nuevo índice epidemiológico elaborado por los ministerios de Salud de nación y las provincias y diversos especialistas, cuyo objetivo es establecer el regreso progresivo y escalonado de alumnos en aglomerados urbanos de más de 500.000 habitantes. «No hace falta la vacuna para volver a clases, pero tiene que haber datos objetivos que nos permitan dar pasos seguros», había declarado Trotta antes de la reunión.

Este índice brindará información sobre los riesgos que implica para cada jurisdicción de alta densidad poblacional la vuelta a clases. La presentación general estuvo a cargo de Nación y la decisión final será de los gobernadores. La escala de riesgos que medirá el índice son bajo, moderado y alto.

La vuelta a clases presenciales avanzó en el país desde julio, en función de la situación epidemiológica en cada una de las provincias. En ese entonces, el Ministerio de Educación aprobó el protocolo marco que indica los lineamientos federales para el retorno a los establecimientos.

Hasta el momento, las provincias que han regresado y han podido sostener la reapertura de escuelas son La Pampa y Formosa. En tanto, San Luis inició las clases este lunes, mientras que San Juan, Catamarca y Santiago del Estero retomaron la presencialidad pero debieron dar marcha atrás por el aumento de casos que, si bien no se relacionó con las instituciones educativas, hicieron pasar a fase 1 a los distintos territorios provinciales.

La posición de los gremios

Los sindicatos docentes marcaron postura con respecto a la vuelta de las clases presenciales. La secretaria general de Ctera, el gremio de mayor representación a nivel nacional, se expresó a favor siempre y cuando «estén dadas las condiciones epidemiológicas».

A su vez, aclaró que la situación no es la misma en todo el país. «Depende de cada lugar. Argentina es un territorio con veinticuatro jurisdicciones, y en los lugares donde hay pocos casos hay clases», afirmó en declaraciones radiales.

Por su parte, Mirta Petrocini, presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), sostuvo que son las autoridades sanitarias las que deben determinar cuándo volver a las clases en las aulas. «Son las autoridades sanitarias quienes recomendarán la vuelta a clases, con los cuidados y condiciones necesarios de protección para toda la comunidad educativa», dijo en un comunicado. «Es necesario que se analice cada caso, por distrito, localidad y por escuelas», concluyó.