Los ministros Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Daniel Arroyo (Desarrollo Social) expusieron los principales lineamientos de sus respectivas carteras en el Presupuesto 2021, de forma remota, ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados.

Kulfas comenzó haciendo un repaso por las medidas que implementó su ministerio en los últimos meses para afrontar el impacto de la pandemia en la producción. Precisó que abril fue el mes más crítico, pero luego inició una mejora y actualmente hay sectores con los mismos o incluso mejores niveles de actividad que el año pasado. Eso se verificó en el descenso en la cantidad de empresas inscriptas en la última edición del ATP -para el pago de salarios privados- con respecto a los anteriores meses, afirmó.

«La economía argentina tocó fondo en el mes de abril. Fue el momento más complicado de la pandemia tanto en nuestro país como en todo el mundo. Desde entonces, lo que se ve es una recuperación mes a mes de la economía», destacó.

El ministro se refirió a la industria y la necesidad de reactivar esa actividad: «La industria ya opera en niveles similares al año pasado, aunque con realidades sectoriales heterogéneas». Y sostuvo que «el primero de los objetivos estratégicos de la política» de su ministerio para 2021 «tiene que ver con reactivar la industria nacional y potenciar una matriz productiva diversificada también en las exportaciones».

Otros ejes de Desarrollo Productivo para el año próximo son fomentar el crecimiento de las pymes, el desarrollo de la industria 4.0 y del mercado interno, amplió Kulfas.

Por su parte, Katopodis dijo que su ministerio reactivó -o están en proceso de hacerlo- el 100 % de las obras que se encontraban paralizadas por la anterior gestión. «Cuando llegamos al ministerio, seis de cada diez obras no estaban activas. Hoy el 100 % de las obras de la cartera se fueron activando o están en proceso de activación», detalló. Afirmó también que la deuda de su ministerio era de 35.000 millones de pesos.

El exministro de San Martín indicó que el Ministerio de Obras Públicas tendrá un incremento del 85 % respecto al presupuesto de este año. A su vez, que el Presupuesto 2021, en materia de infraestructura, se enfoca en «achicar las asimetrías» en términos sociales que arrastra Argentina y en la creación de empleo. Alentó «la posibilidad de que la obra pública se transforme en un motor generador de mano de obra intensiva».

Uno de los principales déficits en materia de infraestructura fue que en todo el país existen veinte millones de personas sin cloacas y siete millones sin agua potable. Ante esto, subrayó que el presupuesto tendrá «un acento especial» para revertir esa situación. Para llevar adelante este objetivo, anunció que habrá un aumento del 500 % en la inversión en obras de saneamiento de agua y cloacas con respecto al último presupuesto de la gestión macrista.

«Obras hidráulicas, obras de conexiones de agua y cloacas para achicar las brechas y poner en valor el sistema vial son grandes objetivos» del Presupuesto 2021, sostuvo Katopodis. Dijo también que la obra pública apunta a ser el «motor y la palanca de la reconstrucción de las condiciones económicas y sociales».

En ese sentido, aseguró que «el 50 % de toda la obra pública que se va a ejecutar a partir de la sanción de este presupuesto está destinada a la generación de mano de obra intensiva».

El ministro Arroyo fue el último en exponer. Dijo que, por la pandemia, la cantidad de personas que recibieron asistencia alimentaria pasó de ocho a once millones. Para Argentina contra el hambre, la principal política de su cartera, se destinaron 85.000 millones de pesos.

Agregó que los cuatro datos sociales que más preocupan al gobierno, y que orientarán la política de su ministerio, son los de pobreza e indigencia que comunicó la semana pasada el INDEC. Sobre todo la situación de pobreza de los jóvenes de catorce a veintinueve años y en el grupo etario de niños y niñas de entre cero y catorce años, que alcanzó el 56,3 %.

«La situación es crítica, ha habido un gran despliegue de políticas sociales que han amortiguado la caída, pero sin dudas estamos en una situación crítica en situación de pobreza e indigencia», alertó Arroyo.

Añadió que el eje central del Presupuesto 2021 es dirigir los fondos desde la asistencia contra el hambre a la generación de 300.000 empleos en el sector informal. Además, que los otros puntos fuertes del Presupuesto son la asistencia alimentaria, fortalecer y ampliar el programa Potenciar Trabajo, la urbanización de cuatrocientos barrios por año, la atención de la primera infancia a partir de garantizar el ingreso al jardín de infantes, y las políticas comunitarias y los sistemas de cuidado.

La exposición de los ministros fue la segunda reunión informativa de la Comisión de Presupuesto en la que los funcionarios explicaron el Presupuesto 2021. La semana pasada lo habían hecho el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, el secretario de Política Económica, Haroldo Montagu, y el secretario de Finanzas, Diego Bastourre. En la próxima reunión, los diputados se volcarán al tratamiento de la «ley de leyes». El oficialismo busca darle dictamen para tratarla en el recinto durante este mes junto al proyecto de aporte extraordinario de las grandes fortunas.