Tras el revuelo ocasionado por las versiones instaladas por la oposición, el gobierno de la provincia de Buenos Aires decidió brindar un panorama clarificador sobre el estado de situación de la carga de datos sobre víctimas fatales de covid-19. El jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, ofrecieron esta mañana declaraciones en conferencia de prensa donde ratificaron los lineamientos del trabajo sanitario realizado por el gobierno durante la cuarentena y repudiaron las críticas de la oposición.

Cabe recordar que fue el último viernes cuando Provincia decidió establecer un nuevo sistema de cruce de diferentes bases de datos que incluyó información del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), el Sistema de Gestión de Camas (Sigec) y el Registro de las Personas (Renaper). Esto generó una sumatoria de 3.523 nuevos fallecidos en territorio bonaerense que no habían sido contabilizados.

El resultado de este nuevo registro fue utilizado por sectores de la oposición que salieron a criticar los balances, pidieron interpelar al ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan –incluso se llegó a solicitar su renuncia– y lanzaron fuertes acusaciones contra la gestión de Axel Kicillof. Desde la Legislatura provincial, Maximiliano Abad y Alejandra Lordén, así como el intendente Jorge Macri, desde Vicente López –todos de Juntos por el Cambio–, se plegaron a los ataques y diatribas direccionadas al sistema de salud bonaerense y al titular de la cartera ministerial.

En tanto, acompañados por los sectores mediáticos afines, se comenzó a instalar la idea de «ocultamiento» de datos, así como de negligencia, por parte de Provincia. El jefe de Gabinete fue tajante frente a este punto: «Ponerse a querer sacar tajada política con este tipo de especulaciones en el marco de una pandemia –que implica esfuerzos mancomunados, una asistencia muy fuerte a los municipios y al sistema de salud en general– es oportunista y miserable desde el punto de vista humano», fueron las palabras de Carlos Bianco en conferencia de prensa.

Sobre este mismo punto se pronunció el bloque de diputados y diputadas del Frente de Todos de la provincia de Buenos Aires, que decidió emitir un comunicado titulado «Decir la verdad nunca duele», donde destacan el trabajo realizado en los últimos meses y la necesidad de modificar y fortalecer el entrecruzamiento de datos para mayor transparencia. Allí también manifiestan la preocupación ante sectores de la oposición que «continúan intentando sembrar dudas y sospechas sobre toda la labor desarrollada durante la pandemia».

En tanto, Nicolás Kreplak llamó a la reflexión sobre la necesidad de bajar los casos de covid-19 en el país «tras el rebrote que hubo a mediados de agosto, luego de una serie de aperturas muy fuertes». En esa línea, también repudió la actitud de la oposición por considerarla una «‘necropolítica’ oportunista y de baja calaña».

En cuanto a la situación epidemiológica del territorio bonaerense, se ratificó el estado de situación con una relativa estabilización en la cantidad de contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), mientras que el interior de la provincia ya representa el 24 % de los casos.

En cuanto al sistema de fases de aislamiento, se informó que 41 municipios se encuentran en fase 3, 75 en fase 4 y 19 en fase 5. También se anunció que desde el próximo lunes 5 de octubre se habilitará para los distritos en fase 3 el ingreso a templos para rezar, así como la realización de ritos religiosos al aire libre y con una cantidad limitada de personas.