Los gremios estatales rechazaron el reciente acuerdo que el intendente platense, Julio Garro, cerró con una parte del sindicalismo local, que estableció una suba del 36 % en el marco de la paritaria 2020. La negociación, que tuvo su cierre esta semana, fue repudiada tanto por ATE como por UPCN, los dos principales gremios de la Administración Pública, y desde el sector ya confirmaron que impugnarán el acuerdo.

«Vamos a realizar una presentación en el Ministerio de Trabajo solicitando la impugnación y exigiendo una nueva convocatoria a paritarias para seguir conversando lo que para nosotros corresponde discutir en una mesa paritaria. Estos acuerdos entre gremios y el Ejecutivo suelen pasar, pero no cuando se trata de salario», advirtió Diego Retola, referente de UPCN.

Cabe recordar que en las últimas semanas hubo varios llamados con propuestas por parte de la Administración de Julio Garro que fueron rechazadas por ambos gremios. En un comienzo se planteó la posibilidad de un aumento del 15 %, que luego pasó a rondar el 30 %. Esta semana, en tanto, el cierre final del 36 % fue acordado con sectores que no están referenciados en ATE ni UPCN.

En tanto, desde ATE advirtieron que con este acuerdo la categoría inicial de planta permanente pasaría a percibir menos de 13.000 pesos de bolsillo (menos de 70 pesos por día de aumento). A su vez, un jefe de departamento pasaría a recibir menos de 22.000 pesos de bolsillo. A esto se suman los pases a planta sin fecha definida y con un año de atraso, al mismo tiempo que las bonificaciones continúan atrasadas.

«Todavía nos deben un 38 %», reclamaron ayer desde ATE, que ahora llama a la reapertura inmediata de las negociaciones salariales paritarias. Al mismo tiempo, demanda la «declaración de la Emergencia Laboral debido a la gran pérdida del poder adquisitivo del salario de lo/as trabajadores municipales y la difícil situación que estamos atravesando en el marco de la Emergencia Sanitaria».

«Atrás de estos reclamos también están los reclamos por pases a planta, que por Ley de Empleo Municipal incluye que ningún distrito puede tener más del 20 por ciento de trabajadores contratados después de cinco años. En La Plata hay un fuerte déficit de eso. De los 6.000 trabajadores municipales que hay, quedan 4.000 contratados, de los cuales cerca de 2.500 deberían estar en planta permanente», dijo a Contexto Luis Gallizzi, referente de ATE dentro del sector de trabajadores municipales.

En esta misma línea se pronunciaron desde el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de La Plata (SOEMLP), que definieron el reciente acuerdo como una «paritaria prehistórica» para los trabajadores del sector.

«La inflación acumulada en 2019 fue de 53,8 por ciento, mientras que el aumento acordado para los municipales de La Plata fue del 29,4 por ciento, habiendo una pérdida salarial de más de 24 puntos, mientras que quienes dicen representar a los trabajadores intentan tapar el sol con las manos arreglando un mísero 13 por ciento de recupero salarial», sostuvieron a través de un comunicado al que accedió Contexto.