Este viernes, desde Olivos, el presidente Alberto Fernández lanzó el programa Acompañar del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad Sexual, una iniciativa que prevé un acompañamiento integral y asistencia económica a mujeres y personas LGBTI+ en situación de riesgo por motivos de género. «Una sociedad más justa solo se construye si todos los días inyectamos igualdad y damos derechos», manifestó, junto a la ministra Elizabeth Gómez Alcorta, el ministro de Interior, Eduardo de Pedro, y la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta.

«No podemos tolerar que en el siglo XXI la desigualdad se manifieste en gestos de violencia y maltrato», manifestó el presidente, quien consideró que con este plan «estamos avanzando en ser mejores».

Desde el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad detallaron que el programa «prevé la transferencia de valores equivalentes al Salario Mínimo, Vital y Móvil que se entregarán por un periodo de seis meses consecutivos a mujeres y personas LGBTI+ en situación de riesgo por motivos de género, quienes contarán con acompañamiento integral y acceso a dispositivos de fortalecimiento psicosocial».

«Las mujeres protagonizaron un formidable movimiento social en la Argentina en la demanda de sus derechos, que fueron muchos, con el reclamo primero que es la igualdad», destacó el presidente durante el anuncio, y agregó que esta iniciativa «libera de los carceleros violentos a las mujeres y les da la oportunidad de empezar otra vez con la ayuda del Estado. Y esto es lo que debemos hacer, porque una sociedad más justa solo se construye si todos los días inyectamos igualdad, si todos los días nos obligamos a dar derechos a los que hoy carecen de ellos».

Fernández también destacó la importancia de la Ley Micaela, la cual «nos reconstruye para entender los efectos nocivos de la violencia de género», y recriminó al Poder Judicial que avance con la implementación de esta norma. «Le pedimos por favor al presidente de la Corte Suprema que se ocupe de tratar el tema y solo recibimos silencio», destacó, y apuntó que «es muy importante que la Justicia entienda este problema, porque son ellos los que van a terminar juzgando a los victimarios».

«Si no entienden la dimensión del problema y no quieren asumir la necesidad de deconstruirse, estamos en un problema», ya que «estamos en el siglo XXI y no hay ninguna posibilidad de hacernos los distraídos frente a la desigualdad en virtud del género», criticó.

Por su parte, la ministra Gómez Alcorta afirmó que «el Estado tiene que acompañar con recursos subjetivos, simbólicos y económicos, cumpliendo su rol de acompañamiento» de quienes lo necesitan.

«Esta ha sido una de las demandas históricas del movimiento de mujeres y diversidad: pedir al Estado que cumpla el rol de acompañamiento, insustituible, y por eso celebramos poner en marcha el programa», destacó.