Tras concretar la mentada Ley de Alquileres a mitad de año, histórico reclamo de la comunidad de inquilinos, el gobierno ahora avanza en una nueva medida para proteger a los residentes en mayor situación de vulnerabilidad a causa de la crisis por la pandemia. Se trata de la prórroga al DNU que congela las tarifas de alquileres, cuyo documento ya está listo por Casa Rosada y solo resta avanzar con las firmas de las autoridades.

«Los dos decretos ya están escritos. Lo que puedo anticipar, porque todavía no están firmados, es que nosotros vamos a seguir acompañando a la gente que alquila, porque entendemos que estos meses han sido difíciles, que las familias todavía no han podido recuperar todo el ingreso que han perdido producto de la pandemia», confirmó la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, en referencia tanto a la prórroga para el congelamiento como a la extensión del plazo para prohibir desalojos.

En esa misma línea, se espera un nuevo congelamiento para los pagos de créditos UVA, que alcanzará a unos 120.000 créditos de todo el territorio nacional. Según informaron desde el gobierno, se buscará un reacomodamiento gradual de las deudas a dieciocho meses para evitar un golpe abrupto al bolsillo de las familias.

«Lo del anuncio de extensión del Decreto es una muy buena noticia. Es algo totalmente necesario, porque es imposible pensar que los inquilinos podían enfrentar los pagos y costos de una renovación a los valores de mercado. El sector inmobiliario estaba imponiendo grandes aumentos además de los costos para alquilar», dijo a Contexto Germán Schierff, referente de la Asociación de Inquilinos Platenses, que se ha dedicado en los últimos meses en recibir y contener múltiples demandas e inquietudes del sector ante las especulaciones inmobiliarias.

«Los inquilinos enfrentan pagos abusivos para renovar un contrato. Las inmobiliarias están contando todo a ellos, gastos que no tiene ningún sentido. Eso hace que la situación se vuelva muy difícil de afrontar. Muchos otros inquilinos estaban ya al borde del desalojo», agregó Shierff.

En tanto, frente a la prórroga del congelamiento del alquileres, la Federación de Inquilinos Nacional sostuvo: «Transmitimos a las cientos de miles de familias que alquilan que pueden estar tranquilas y les pedimos que no firmen contratos nuevos, que no paguen suma alguna por encima del alquiler, y que no se dejen amenazar, amedrentar ni extorsionar por los locadores».

Cabe recordar que el titular de la Federación, Gervasio Muñoz, había planteado un escenario crítico para los inquilinos durante las primeras semanas de cuarentena, a pesar de la orden de Nación de prohibir aumentos a través del DNU.

«La cuarentena no modificó nada de lo que siempre ha sucedido con las inmobiliarias y los propietarios. La misma violencia, la misma impunidad. En La Plata tuvimos un caso de una inquilina con coronavirus a quien la inmobiliaria le exigía de todas formas ir a pagar el alquiler de manera presencial a la oficina. Ella salió de la internación, se recuperó y tenía que seguir con un régimen de cuarentena, y la inmobiliaria le estaba exigiendo que vaya a pagar», había manifestado Muñoz, en diálogo con Contexto, al denunciar los abusos del mercado inmobiliario.