La llegada del mentado autocine a La Plata, en pleno contexto de pandemia, generó fuertes discusiones hacia adentro de la Municipalidad de La Plata, donde ahora exigen que se blanquee cuáles son las condiciones del convenio para la explotación de la República de los Niños a partir de esa actividad. Al mismo tiempo, demandan que parte de los ingresos de este negocio sean destinados a sostener la cultura local, hoy en fuerte crisis debido a la parálisis por la cuarentena.

Los señalamientos surgen del bloque de concejales del Frente de Todos platense, que demandan detalles sobre las condiciones técnicas, contractuales y financieras alrededor de la atracción inaugurada semanas atrás por la Comuna y que, desde su apertura, convoca a cientos de espectadores por función, con una entrada que oscila entre los 800 y 1.000 pesos por persona.

«Debemos tener la información de qué tipo de convenio se hizo, con quién se hizo. Si cuenta con seguro, quién se hace cargo del consumo eléctrico. Cómo se provee de energía eléctrica ese emprendimiento que evidentemente con una tensión normal no se puede sobrellevar. No vaya a ser cosa de que los barrios están sin luz, la gente no tiene cómo refrigerarse ni calefaccionarse y esta gente le da la energía eléctrica a un autocine», dijo a Contexto el edil del Frente de Todos Ariel Archanco.

La inquietud frente al autocine fue presentada en la última sesión del Concejo por Archanco, quien además se explayó sobre la «poca transparencia» por parte del Ejecutivo sobre el convenio firmado, en especial sobre sus finanzas. Desde el bloque opositor exigen conocer cuáles son los ingresos reales por parte de la atracción que ahora funciona en la República de los Niños y cómo se negocian con la Municipalidad.

«Estos convenios se cierran de manera unilateral por el propio Garro, de espaldas al Concejo, en especial los convenios económicos. No hay una cifra precisa de cuánta plata se maneja alrededor del autocine, pero hay un estimativo de 8 millones de pesos, de los cuales solo le queda a la Municipalidad el 5 %. Pero es todo a través de trascendidos, porque, vuelvo a repetir, es un proyecto muy poco transparente», agregó Archanco.

Cabe destacar que, a la vez que Garro impulsa este tipo de actividades comerciales, el circuito cultural alternativo de La Plata atraviesa una seria crisis, no solo como resultado de la parálisis por el aislamiento, sino también agravada por el deterioro legado por los cuatro años previos de gestión de Cambiemos. Las políticas de recorte y desfinanciamiento del arte y la cultura, tanto desde Nación como de Provincia, se combinaron con la persecución realizada a los espacios culturales de la capital bonaerense desde la Comuna.

Por ello, otra de las propuestas del bloque fue la de exigir que un 20 % de los ingresos generados por el autocine sean destinados a una caja específica para promover y sostener el arte y la cultura local de La Plata.

«Que sirva para solventar un fondo que atienda las necesidades del sector cultural de la ciudad. Que contemple no solo la infraestructura de los centros culturales, sino que también pueda llegar a una contención para artistas, escenógrafos, técnicos, músicos, todo aquel trabajador y trabajadora de la cultura que está siendo golpeada por esta cuarentena», detalló el concejal.