El Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción tendrá a partir de su quinta edición la posibilidad de convertir los créditos a tasa subsidiada en subsidios en caso de cumplir con metas de sostenimiento o creación de nuevos puestos de trabajo.

En una resolución publicada el viernes, el gobierno nacional detalló cuáles serán los requisitos para acceder al beneficio en la quinta entrega que beneficiará a más de 270.000 trabajadores.

«Si la empresa cumple con las metas de empleo, con el repago del crédito y demás condiciones establecidas, el crédito se entenderá convertido en subsidio, y será total o parcialmente reintegrado por medio de un Aporte No Reembolsable (ANR)», detalla la Resolución 491/2020 del Ministerio de Desarrollo Productivo. 

Las metas de empleo fijadas por el gobierno serán trimestrales y a través de una comparación de promedios de un mismo período comprendido entre 2019 y 2020. De esta forma, el cuarto trimestre de este año se comparará con el último de 2019; el primer trimestre de 2021, con el mismo período de este año; pero el segundo y el tercero serán comparados con los mismos de 2019. 

En la resolución se destaca también que aquellas empresas que hayan suspendido personal en el último trimestre podrán acceder igualmente al beneficio en los trimestres posteriores, pero los que suspendan en 2021 no podrán contar con los reintegros por el subsidio. 

Los reintegros serán progresivos y los beneficios serán mayores para las empresas más chicas. En la normativa de Desarrollo Productivo se clasificó a las empresas en tramos de 1 a 9 trabajadores, de 10 a 39, de 40 a 199 y de 200 a 800.

Para el primer caso, si se mantiene la plantilla laboral, recibirán un reintegro del 5 % del crédito por cada trimestre en que lo hayan cumplido, de modo que, si en los cuatro mantuvo su personal, recibirá el 20 %. Si suma un trabajador a su nómina, recibirá el 15 % de reintegro; si lo hace hasta el final del período, habrá tenido un reintegro del 60 %. Finalmente, los que incrementen en dos o más trabajadores recibirán el 25 %, por lo que si mantienen hasta el final del período habrán accedido al reintegro del 100 %.

El caso siguiente, de 10 a 39 empleados, es similar, pero con porcentajes de reintegro menores. Para acceder al 100 % del reintegro deberán aumentar sus plantillas en cuatro o más trabajadores.

Finalmente, las firmas de mayor porte tendrán topes de hasta 1,5 millones de pesos de reintegro, y la última escala, de 200 a 800 trabajadores, no recibirá el subsidio en caso de mantener estable su nómina, sino que aplicará solo si la incrementa. 

«El reintegro se efectivizará si y sólo si la empresa tuviera la totalidad del crédito pago, y no hubiera incurrido en mora, un atraso superior a 30 días, según lo informado por la entidad bancaria, y no registrara incumplimientos vigentes con el Fondo de Garantías Argentina (FoGAR)», destaca la resolución. 

Con el nuevo ATP se prevé que el Estado invierta unos 25.000 millones de pesos en auxiliar en el pago de salarios del sector privado que se vio afectado por la pandemia, cifra que representa casi la mitad de lo que demandó la primera aplicación del programa.