Luego de la denuncia de la Comuna y el polémico spot del intendente Julio Garro, el colectivo de abogados y abogadas que acompaña a la comunidad senegalesa difundió un comunicado donde advierte sobre las maniobras racistas del intendente y la secretaria de Convivencia y Control Ciudadano, Virginia Perez Catanneo. «Hay una voluntad del Municipio de avanzar con un hostigamiento y una persecución que lejos están de querer investigar una red criminal», manifestaron en diálogo con Contexto.

Tal como viene advirtiendo este medio, los operativos de la Municipalidad contra la venta ambulante se vieron recrudecidos con la pandemia, escalando a medidas represivas que terminaron incluso con detenidos y una denuncia penal en la que se acusa a la comunidad senegalesa de una serie de delitos vinculados con la trata de personas, mensaje difundido en los últimos días por Julio Garro en sus redes sociales mediante un spot.

Ante esto, La Ciega, que acompaña a la comunidad, lanzó un detallado punteo sobre la situación legal y la denuncia penal del Municipio en el Juzgado Federal N° 1 de La Plata solicitando que se investigue la comisión de los delitos de «trata de personas con fines de explotación laboral, tráfico de personas, asociación ilícita, falsificación y reproducción de marcas, encubrimiento de contrabando y evasión tributaria», donde se refiere a los trabajadores senegaleses «como víctimas y responsables de esos ilícitos», puntualizaron los abogados.

La denuncia de Garro y su funcionaria, Perez Catanneo, señala que «esto es absolutamente falso. No existe ninguna banda criminal, les migrantes senegaleses trabajan por su cuenta con redes de solidaridad y de cooperación solidaria. Esto no es más que un avance nuevamente de Control Ciudadano y de la Municipalidad, de una campaña racista y estigmatizadora de les trabajadores senegaleses», explicó a Contexto la abogada Lucía Sbriller.

Desde La Ciega advirtieron que se trata de una maniobra del Municipio, que «casualmente» la investigación apunta contra los noventa trabajadores senegaleses que el año pasado presentaron un amparo colectivo para pedir el «cese de actuación violenta, discriminatoria y xenófoba» para que se les garantice la posibilidad de trabajar, y contra uno de los abogados.

Dicha denuncia, remarcan, va acompañada por una campaña mediática, donde Pérez Catanneo y Garro juegan un rol central, «instalando irresponsablemente una lectura ‘racista, estigmatizante y discriminatoria’ respecto de un colectivo migrante que precisa más asistencia del Estado que sistemáticos ataques injustificados».

«Hay videos impresionantes que refuerzan este lugar racista y que entendemos que preparan el terreno para buscar una legitimidad que evidentemente hoy no tienen para continuar con el hostigamiento y represión a estes trabajadores», resaltó Sbriller. «Hay una voluntad del municipio de avanzar con un hostigamiento y una persecución que lejos están de querer investigar una red criminal, sino que lo que más quieren es seguir desplazando a les trabajadores senegaleses de sus posiciones de trabajo y de aquello que le permite ganarse la vida día a día», destacó.

A solo días de radicada la denuncia del Municipio, el amparo colectivo presentado por la comunidad senegalesa sufrió un revés, con el Juzgado Federal N° 4 declarándose incompetente y transfiriéndolo a la Justicia local, por lo que La Ciega decidió insistir mediante una apelación, «porque entendemos que esta maniobra del juzgado vulnera los derechos a la tutela judicial efectiva y la garantía del debido proceso, al mismo tiempo que genera una zona liberada para el accionar arbitrario de las autoridades municipales y las fuerzas represivas».

El próximo lunes, en tanto, brindarán una conferencia de prensa para anunciar los pasos a seguir.