El gobierno nacional ingresó ayer el proyecto de Presupuesto 2021, que establece la previsión de gastos y recursos para el año siguiente, las previsiones de crecimiento del PBI, el valor del dólar y la evolución de la inflación. Está previsto que el ministro Martín Guzmán brinde los detalles en un encuentro virtual el martes 22 de septiembre ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

El primer presupuesto que presentó el gobierno de Alberto Fernández en el Congreso -ya que el correspondiente a este año es una prórroga del de 2019- prevé un crecimiento del 5,5 % del Producto Bruto Interno (PBI), una inflación anual del 29 % y un dólar en torno a los 102,4 pesos para fin de año. Asimismo, precisa que al cierre del corriente año el PBI cerraría con una caída de 13,6 %, una inflación en torno al 32 % y un dólar oficial alrededor de 81,4 pesos promedio.

Los ejes claves que indicó el ministro Guzmán en el proyecto son «impulsar la recuperación económica con un esquema de política fiscal expansiva y un Estado que cumple un rol fundamental para proteger a los sectores más vulnerables, incentivar el mercado interno y potenciar un crecimiento de la producción y de las exportaciones. Ejes esenciales para que nuestro país pueda sostener el crecimiento», agregó el funcionario.

Aporte extraordinario se trata hoy

En comisión conjunta, Presupuesto y Hacienda y de Previsión y Seguridad Social iniciaron el tratamiento del proyecto que apunta a la defensa de los activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). Mientras que el proyecto de aporte extraordinario quedó para este miércoles, tras un cuarto intermedio.

La directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta, explicó el proyecto ante los diputados y recibió dictamen favorable. La iniciativa busca refinanciar la deuda de las provincias con la ANSES y, a su vez, modificar el financiamiento de la Reparación Histórica para proteger los activos del FGS.

«Tenemos que proteger y hacer crecer el FGS promoviendo el desarrollo de la economía argentina y la sustentabilidad del sistema previsional», afirmó Raverta. «Queremos un FGS inteligente, que esté al servicio de las jubiladas y jubilados y que pueda ser parte de este enorme esfuerzo que estamos haciendo todos los argentinos para reconstruir la Argentina», añadió.

En tanto, el proyecto de «Aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los impactos de la pandemia» comenzará su tratamiento este miércoles, tras el cuarto intermedio. Es de carácter de emergencia y por única vez. Prevé alcanzar a 12.000 personas físicas cuyos bienes existentes al 31 de diciembre de 2019 sean iguales o superiores a los 200 millones de pesos.

Para las personas cuyos bienes se encuentren en el exterior, las alícuotas son un 50 % mayores. Aunque si el contribuyente trae al país el 30 % de sus tenencias financieras declaradas en el exterior, en un plazo de sesenta días tras la publicación de la ley en el Boletín Oficial, el diferencial se elimina y paga por todo como si lo tuviera en el país.

La alícuota será del 2 % y se incrementa hasta el 3,5 % a medida que el patrimonio es mayor. Se espera recaudar alrededor de 300.000 millones de pesos. Esos fondos serán destinados a comprar equipamiento de salud para atender la pandemia, apoyar a las pymes, urbanizar barrios populares, invertir en la producción de gas natural y relanzar el PROGRESAR para los jóvenes.

La Comisión de Presupuesto y Hacienda comenzó a las 15 hs, por videoconferencia, una modalidad que seguirá rigiendo para las comisiones tal como lo acordaron el presidente de la Cámara, Sergio Massa, con los jefes de bloque. En su primer tramo, hubo una comisión conjunta junto con la de Previsión y Seguridad Social para tratar el proyecto de creación de un Régimen de Defensa de los Activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).