Luego del anuncio del presidente Alberto Fernández de transferir más fondos a la provincia devolviéndole un punto de coparticipación, y del decreto presidencial que rubricó esta medida, el gobernador Axel Kicillof dio detalles del Plan Integral de Seguridad en el marco del conflicto de la Policía bonaerense, que tendrá ahora su salario inicial en 44.000 pesos, más unos 5.000 para indumentaria, las horas core triplicadas, dos hospitales y un centro universitario. «Si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente e histórica», manifestó el mandatario.

Tras la jornada tensa del día de ayer, que llegó a la quinta presidencial de Olivos con efectivos en patrulleros y armados, Kicillof comenzó recordando que hace tan solo una semana, junto con el presidente anunciaron el Plan Centinela 2, el cual contempla fondos de más de 37.000 millones de pesos para el fortalecimiento de las fuerzas de seguridad, y que allí se había adelantado el inminente anuncio del Plan Integral de Seguridad, que incluía la recomposición salarial. «Para poder hacer al anuncio evidentemente necesitábamos asegurar los fondos permanentes que nos permitieran hacer esos gastos», destacó el gobernador.

El anuncio lo realizó desde Casa de Gobierno bonaerense, en compañía de intendentes e intendentas oficialistas y con la marcada ausencia de jefes comunales del PRO, que en rechazo a la quita de fondos a CABA decidieron no asistir. En el anuncio presidencial Fernández explicó que los fondos se obtendrán de quitar un 1 % de coparticipación a CABA para dirigirlo a la provincia, lo que equivale a alrededor de 30.000 millones de pesos. «La Ciudad recibió 2,1 % más de coparticipación por el traspaso de la Policía Federal. Pero advertimos que había un 1 % de excedente. Este tema lo hablé muchas veces con Rodríguez Larreta», dijo el presidente.

«La seguridad sufre graves problemas hace demasiado tiempo, problemas estructurales que van desde lo salarial al equipamiento, a la infraestructura, la formación, a la jerarquía. También estuvo caracterizada esa historia por marchas y contramarchas en la organización de la fuerza que terminaron en una política errática y muchas veces contradictoria», manifestó Kicillof, quien destacó que una parte de esto «se debe a la escasez de recursos» y que Buenos Aires es «una provincia rica con un gobierno pobre».

En esa línea, agradeció el anuncio presidencial y consideró que con el «Fondo para el Fortalecimiento Fiscal de la provincia de Buenos Aires empezó ese camino de recuperación de la provincia, es el que nos permite después garantizar los fondos para realizar este anuncio».

Respecto de la situación de la Bonaerense, destacó que son «temas graves y estructurales que acarreamos hace muchísimos tiempo, que estuvieron marcados por un fuerte deterioro en los últimos cuatro años». En este marco, Kicillof destacó que no se puede implementar «un plan de seguridad como el que necesitan los y las bonaerenses con policías que ganan sueldos deteriorados. No se puede, no es serio. Si queremos construir una política de Estado en materia de seguridad, los salarios de la policía tienen que estar a la altura de las circunstancias».

El gobernador destacó que su antecesora, María Eugenia Vidal, había prometido equiparar este salario «al de otras fuerzas». «No fue verdad, no se hizo y no solo no se equiparó para arriba, sino que cayó 30 %. El salario de la policía fue el que más se resintió de todos», resaltó. 

El mandatario también destacó que en marzo se realizó un aumento del 8 % al sector estatal, pero que posteriormente «vino la pandemia y se interrumpieron todos los planes» para reforzar al sistema sanitario. «En estos meses no se hicieron paritarias en muchísimos sectores. Estamos en una situación excepcional, pero los policías habían quedado especialmente atrasados y son trabajadores esenciales y pusieron el cuerpo y arriesgaron la vida en esta pandemia, y muchísimos contrajeron el coronavirus y tuvimos también muertos», manifestó.

«Sé que a los gobiernos de nuestro signo político se les exige más, sino es incomprensible que con una pérdida de 30 puntos no haya habido manifestaciones o conflictos», resaltó. «Nosotros no prometemos cosas que no pudimos cumplir. No hice esas promesas ni me dediqué al marketing ni a la campaña. No lo prometí, pero lo voy a anunciar ahora porque son reivindicaciones históricas de la policía. Nos comprometimos a construir una policía más profesional, más equipada y también más humana, y eso requiere una transformación y que se cumplan esas reivindicaciones históricas que son justas», agregó.

En este marco, anunció que parte de los recursos cedidos por Nación «van a comenzar a equiparar el salario de la Policía bonaerense con el de la Policía Federal», por lo que el salario inicial comenzará en 44.000 pesos, más 5.000 para el uniforme, mientras que las horas core pasarán de 40 a 120 pesos. En ese sentido, oficialmente calculan que el salario con las horas adicionales promedie los 60.000 pesos.

Asimismo, el gobernador adelantó que habrá dos hospitales exclusivos para atender a la fuerza de seguridad bonaerense y se pondrá en marcha el Instituto Universitario Juan Vucetich, «que nos va a permitir avanzar en la jerarquización de nuestra fuerza».

Sobre el final, Kicillof se refirió a las tensas jornadas de protesta. «Hemos visto imágenes espantosas frente a la Quinta de Olivos, frente a la residencia donde vivo con mi familia; esas imágenes no deben volver a repetirse», aseguró. «Si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente e histórica. Si no, en otro caso vamos a comprender que es una cuestión política y una cosa distinta», aseguró Kicillof. En este marco, aseguró que «vamos a dar, pero también vamos a pedir, vamos a ser muy exigentes, pero lo vamos a acompañar con este reconocimiento».