Tras el anuncio del presidente Alberto Fernández de que transferirá un punto de la coparticipación que recibe la CABA a la provincia de Buenos Aires, los gobernadores peronistas -a excepción de Schiaretti- apoyaron la iniciativa. «Las y los gobernadores respaldamos la medida anunciada por el presidente Alberto Femández para empezar a corregir los desequilibrios de un país concentrado», sostuvieron en un comunicado.

«Reducir desigualdades para una Argentina desigual», se tituló. Allí pidieron «reabrir el diálogo sobre la distribución de recursos para evitar cualquier tipo de favoritismo en la distribución de fondos o proyectos». En el texto cuestionaron la decisión de Mauricio Macri de haber triplicado «por decreto y de manera unilateral» la coparticipación al gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Las inequidades entre ambas jurisdicciones se profundizaron durante la Administración de Mauricio Macri. A través de una serie de decretos, se acrecentaron los fondos coparticipables destinados a la CABA del 1,4 % del total de la masa coparticipable a 3,75 %. Luego, con el Pacto Fiscal de 2017 el porcentaje bajó levemente a 3,5 %, aplicable desde el año 2018, mientras que el gobierno de la provincia continuó con su coeficiente de coparticipación.

El comunicado llevó la firma de Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo lnsfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Gutiérrez (Neuquén), Arabela Carreras (Río Negro), Gustavo Sáenz (Salta), Sergio Uñac (San Juan), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Omar Perotti (Santa Fe), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Gustavo Melella (Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur) y Juan Manzur (Tucumán).

Quienes no firmaron, además de Schiaretti y Horacio Rodríguez Larreta -que anunció que va a judicializar la medida-, fueron los mandatarios radicales Gustavo Valdés (Corrientes), Gerardo Morales (Jujuy) y Rodolfo Suárez (Mendoza).

Los gobernadores recordaron que a comienzos de 2016 habían hecho público un documento titulado «Por un verdadero país federal», en el que criticaron el aumento de la masa coparticipable para la CABA. La excusa utilizada por Cambiemos fue que apuntaba a financiar el traspaso de la Policía Federal, aunque después se conoció que el cálculo de la carga fiscal había sido excesivo.

«Entendemos que este es un paso importante para retomar el debate en torno a la coparticipación para recuperar el espíritu que establece nuestra Constitución», afirmaron. «La situación económica y social requiere un diálogo sincero de todos los sectores para buscar soluciones. El esfuerzo debe ser equitativo. No podemos seguir pidiendo y cargando a los que poco o nada tienen», reforzaron.

El comunicado fue una muestra más de apoyo a la medida de Alberto Fernández. Con ese punto de coparticipación -calculado en más de 35 mil millones de pesos-, el gobierno creó vía DNU un Fondo de Fortalecimiento Fiscal para la provincia. Parte de ese Fondo se destinará a financiar las mejoras laborales y salariales para la Policía bonaerense que anunció este jueves el gobernador Axel Kicillof.

La respuesta de Larreta

Desde la vereda de enfrente, el jefe de Gobierno porteño acudirá a la Corte Suprema, donde hará una demanda por el porcentaje de coparticipación federal, según señalaron desde el entorno del mandatario. Sus abogados comenzaron a trabajar en la presentación que, según fuentes del Ejecutivo de CABA, hará hincapié en el «carácter unilateral» de la decisión del presidente. Asimismo, pedirán que la medida quede sin efecto para no afectar los recursos de la Ciudad.

Aunque Larreta no se pronunció al respecto hasta el momento, se mantuvo analizando junto con dirigentes porteños de la UCR y la Coalición Cívica cómo avanzar en la demanda.