Tras una jornada signada por los levantamientos de efectivos armados de la Policía bonaerense en distintos puntos de la provincia, Gobernación e incluso frente a la Quinta de Olivos, el presidente Alberto Fernández reconoció las demandas salariales y laborales pero pidió respetar «las reglas de la democracia y la institucionalidad». Para atender el reclamo, anunció la creación de un Fondo de Fortalecimiento Financiero Fiscal para la provincia, para llevar adelante el programa de seguridad integral anunciado el viernes pasado, que alcanzará no solo al Gran Buenos Aires, sino a todo el territorio bonaerense, según explicó.

Al comienzo de su discurso, el presidente cuestionó la protesta policial. «Todo reclamo tiene un modo de hacerse, no vale cualquier cosa a la hora de reclamar. Además, cuando estamos en medio de una pandemia, ciertas actividades deben seguir adelante, más allá del reclamo justo que puedan tener quienes tienen que cumplir esas tareas tan importantes», advirtió.

«Cuando veo sobre la Avenida Maipú en Olivos tantos patrulleros parados, pienso cuántos ciudadanos se quedaron sin el patrullaje de esos autos y dejaron a merced de quienes delinquen la suerte de sus ciudadanos. Este no es el modo. Espero que reflexionen y cesen cuanto antes con esta mecánica», agregó.

Luego, en el plano salarial, reconoció la demanda. «Digo también que soy sensible al reclamo de esos policías, porque está claro que quedaron atrasados en sus salarios y que hay que darles una respuesta».

Según datos oficiales de la provincia, durante los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, la caída del salario de los policías bonaerenses fue del 30 %.

Alberto Fernández estuvo acompañado, a cada uno de sus lados, por el gobernador Axel Kicillof y la vicegobernadora Verónica Magario. Detrás de ellos tres, se ubicaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el presidente de la bancada del Frente de Todos en Diputados, Máximo Kirchner.

Más atrás se ubicaron intendentes oficialistas y opositores, una muestra del rechazo de la clase política al cuestionamiento del orden democrático. A lo largo de la jornada se habían manifestado en defensa de la democracia y en repudio a la presencia de oficiales armados en Olivos referentes del arco político oficialistas y de la oposición (radicales, lilitos, de izquierda), los principales sindicatos, organizaciones sociales y de derechos humanos. Al cierre de esta edición, el único representante del PRO en hacerlo había sido Horacio Rodríguez Larreta, no así Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

El Fondo de Fortalecimiento Financiero para la provincia

Alberto Fernádez anunció la creación de un Fondo de Fortalecimiento Financiero y Fiscal para la provincia de Buenos Aires. Se obtendrá de quitar un 1 % de coparticipación a la CABA para dirigirlo a la provincia. Equivale a alrededor de 30.000 millones de pesos. «La Ciudad recibió 2,1 % más de coparticipación por el traspaso de la Policía Federal. Pero advertimos que había un 1 % de excedente. Este tema lo hablé muchas veces con Rodríguez Larreta», dijo Fernández.

«Lo hacemos porque estamos tratando de reponer un equilibrio que se perdió a mediados de los ochenta, cuando la provincia de Buenos Aires perdió 8 puntos de coparticipación», remarcó.

«CABA va a seguir recibiendo del Estado nacional los recursos necesarios para cubrir los gastos que representa la administración de las fuerzas de seguridad federales, y eso vamos a seguir cumpliendo a rajatabla. Pero ese punto en exceso que estaba recibiendo vamos a transferirlo a ese fondo de financiamiento fiscal para la provincia», añadió el mandatario.

«El gasto per cápita en seguridad en CABA es hoy de 16.900 pesos y en la provincia es de 6.700 pesos», distinguió el presidente.

Por último, agredeció los mensajes de respaldo a lo largo del día. «Confío en la Argentina que ve a la democracia como el único camino, la institucionalidad es la única forma de resolver los problemas», concluyó.