El gobierno bonaerense, a través de su jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Seguridad, Sergio Berni, salió a poner paños fríos a la situación generada por las protestas de policías bonaerenses y ratificó su compromiso con dar un aumento salarial a la fuerza provincial. La Plata fue el principal epicentro de las demandas.

«La idea del anuncio es dar certidumbre respecto de lo que va a pasar, ratificar que era algo que ya estaba previsto, pero por las circunstancias que se han vivido en el día de ayer nos parece pertinente ratificarlo y asegurarlo para dar tranquilidad a la fuerza policial», manifestó Bianco.

El funcionario destacó que los sorprendieron las protestas «porque se había anunciado la mejora salarial y de equipamiento», en relación con el Plan Centinela N° 2 anunciado la semana pasada junto con el presidente Alberto Fernández. «Nos sorprendió la retención de tareas porque hace diez días que hablábamos de una recomposición salarial, pero lo importante es ratificar la intención para mejorar las condiciones de trabajo», manifestó.

El anuncio, realizado desde el Centro de Coordinación Estratégica de la Policía bonaerense, también estuvo acompañado de críticas a la gestión anterior, por el desfasaje salarial registrado. «En los últimos cuatro años el atraso fue de un 30 %, y eso hay que recomponerlo», manifestó Bianco.

Si bien el monto final aún no está definido, el jefe de Gabinete afirmó que se trata de «una mejora salarial importante para la fuerza». En la jornada de reclamos el pedido concreto era de un aumento del 56 % para el subescalafón comando y del 64 % para administrativos, técnicos y profesionales.

Las protestas se registraron en diferentes puntos de la provincia, llegando al Ministerio de Seguridad, en La Plata, y trasladándose en horas de la madrugada a la Casa del Gobernador, que habita Axel Kicillof. Hubo cientos de efectivos que, además de la suba salarial, desplegaron un petitorio con otras exigencias, entre ellas, el aumento de la hora, planes de vivienda, provisión de uniformes y equipamiento, entre otros.

«Atrás de una protesta siempre hay que escuchar. La protesta estaba encabezada por familiares y personal retirado o exonerado de la Policía, lo que sirve de apalancamiento para el resto de la fuerza», precisó Berni en la conferencia. «Hubo un respeto con los manifestantes. Entregaron el petitorio que habitualmente se entrega y después cada uno se fue a su casa y continuamos con la vida de la gestión», completó.

En la conferencia también se detalló que la intención es mejorar «no solo los ingresos sino el acceso a la vivienda y la sanidad, para quienes muchas veces tienen que trasladarse más de 200 km del lugar donde viven a donde trabajan».

«Calculamos que para el jueves y viernes podremos anunciar cada uno de los pasos. Hoy, todos los policías fueron a trabajar a las 3 de la mañana y los de la 7 empezaron a tomar el turno», explicó Berni.

«Las demandas de las fuerzas de seguridad son legítimas, pero no pueden sindicalizarse»

El secretario de Seguridad de la nación, Eduardo Villalba, también se refirió a las protestas en la provincia y destacó que «muchas demandas de las fuerzas de seguridad son legítimas», pero remarcó que los agentes «no tienen derecho a la sindicalización».

«Se hizo un seguimiento de las protestas policiales, no para reprimir sino para asistir si era necesario, pero esta mañana la situación está normalizada y el gobierno provincial anunció mejoras salariales, ya que sabemos que muchas demandas son legítimas», sostuvo el funcionario nacional.

En diálogo con Futurock, Villalba destacó que, más allá de la protesta por mejoras salariales, «hay un reclamo permanente vinculado al bienestar de las fuerzas, vinculado a condiciones mínimas de trabajo, acceso a la vivienda y a la salud, y es uno de los objetivos de esta gestión», por lo que destacó que la intención es que las fuerzas de seguridad «en su condición de esenciales, puedan llevar adelante de la mejor manera su función, con salud, educación, formación y equipamiento».

«En este momento las fuerzas de seguridad no tienen derecho a la sindicalización, y, aunque hubo distintos debates sobre el tema, creo que ahora no estamos preparados para sindicalizarlas, es una discusión a futuro», sostuvo.