Luego de que Provincia diera a conocer que la ciudad de La Plata encabeza el ranking de localidades con más denuncias por violencia de género, la concejala del Frente de Todos Yanina Lamberti presentó un proyecto para crear el «Programa de capacitación de promotoras y promotores territoriales en género», para hacerle frente a esta problemática poniendo el foco en los barrios.

«Vemos con preocupación el incremento de casos de violencia de género en nuestra localidad, y el municipio no puede estar ausente en esta temática. Nuestra ciudad lidera todos los rankings de estadísticas negativas en esta temática, y no presenta un programa acorde para prevenir y disminuir los casos de violencia de género. La realidad es que falta mucho por hacer para vivir en una sociedad libre de violencia machista», manifestó Lamberti al respecto.

La Plata ocupa el primer lugar de las localidades bonaerenses con mayor cantidad de denuncias por intentos de feminicidios, y el segundo en cantidad de denuncias a la Línea 144, encargada de asistir a mujeres en contextos de violencia, según datos aportados por el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad de la provincia de Buenos Aires en agosto.

El informe, que da cuenta de la situación en la provincia, señala que quince localidades concentran el 70 % de las denuncias en los primeros cinco meses del año y detalla que la violencia doméstica fue la modalidad expresada en el 94 % de los casos, mientras que la violencia psicológica se manifiesta en el 99 % de las consultas, seguida por la violencia física (98 %), simbólica (81 %), económica y patrimonial (41 %) y sexual (22 %). En cuanto a los factores de riesgo más frecuentes, se encuentran las amenazas de muerte (87 %), lesiones (77 %), presencia de menores (70 %) y uso de armas (50 %). En el 57 % de los casos, ya se habían realizado denuncias por violencia de género previas al intento de feminicidio: el 30 % de los intentos de feminicidios analizados se dieron en el marco de medidas cautelares vigentes, el 24 % de los casos tenía una medida de restricción perimetral, el 10 % botón antipánico, en el 6 % el agresor estaba excluido del hogar por orden judicial y en el 3 % la persona contaba con custodia policial permanente.

El programa presentado por la edil del Frente de Todos busca «generar acciones para prevenir la violencia de género, profundizando la utilización de las herramientas para intervenir y acompañar a las mujeres, especialmente durante el recorrido judicial que deben sobrellevar cuando deciden radicar la denuncia».

En este marco, la iniciativa se propone tres objetivos centrales, con fuerte presencia territorial: la capacitación a referentes y referentas barriales para acompañar situaciones de violencia, la creación de una red de promotoras y promotores que puedan prevenir y detectar casos en los barrios y, finalmente, la articulación de estos con instituciones estatales para dar respuestas a los casos suscitados.

«Las actividades concretas del programa que presentamos contemplan la generación de espacios de formación y construcción colectiva, donde no solo se garanticen los derechos y los instrumentos legales con los que contamos, sino que también permitan compartir casos y situaciones de violencia que las promotoras vayan detectando para pensar colectivamente cómo abordarlos, qué pueden hacer las promotoras y cuál es el rol de las instituciones en estas problemáticas», detalló la concejala.

Para Lamberti, este programa «contribuirá significativamente a cumplir uno de los objetivos plasmados por parte de la Secretaría de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género municipal», que plantea «elaborar acciones integradoras, transversales y con un enfoque intersectorial que se articulen en un trabajo en red, trabajando a partir del reconocimiento de la víctima como sujeto de derecho», y consideró que «impactará de manera positiva en el sostenimiento del proceso de erradicar la violencia de género».

Hoy, la Secretaría de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género está conducida por la también diputada provincial Carolina Piparo, una gestión fuertemente criticada que arrancó el 2020 con despidos de trabajadoras especializadas en la temática. Las mujeres venían reclamando políticas integrales para poder atender la problemática y denunciando el desmantelamiento llevado adelante.