Por Ramiro García Morete

Miles de trabajadorxs con el total o gran parte de sus ingresos detenidos, cientos de espacios culturales no solo sin poder sustentarse, docentes y talleristas limitados para ejercer su oficio, familias sin su fuente principal… y la lista sigue en este contexto de pandemia. ¿Nada que no pueda contener un grupo de WhatsApp  o un mail que se responde de vez en cuando? Y… no. Ante la desidia metódica y consciente de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad, la Red Multicultural junto a otros colectivos impulsaron un proyecto de ordenanza para declarar la Emergencia Cultural en La Plata. Fue presentado por Ana Castagneto, concejala del Frente de Todos, y avalado por una construcción plural.

El proyecto, que implicaría el término de un año, propone en líneas generales la asistencia económica a personas, colectivos y espacios relacionados con el arte y la cultura local, la exención del pago de tasas municipales a los espacios vinculados, asistencia económica y alimentaria a trabajadorxs en estado de emergencia, solventar gasto de adecuación y equipamientos para la reapertura bajo los protocolos correspondientes, realizar actividades de forma remota o presencial contratando trabajadorxs, promover clases o talleres dedicados a la formación cultural y brindar herramientas tecnológicas y sanitarias en el marco de la pandemia.

En nombre de la Red Multicultural -que nuclea 50 de los 66 espacios registrados en la ciudad-, Gisela Nomdedeu (En Eso Estamos) y Martín Mendivil (La Mercería) dialogaron con Contexto sobre la situación y la necesidad de medidas urgentes. “No solo son cinco meses de parate sino también cuatro años de macrismo”, introduce Nomdedeu. Y Mendivil agrega que la inactividad no solo afecta a los espacios sino también a los “seminaristas y talleristas independientes, ya que es una porción de nuestros ingresos mensuales”. Y señalan sin rodeos que “no solo no tenemos actividad sino que no hay respuesta por parte de la Secretaría. Podrían ejecutar un presupuesto para el área, demostrar que hay cierta voluntad política, hacer convocatorias como la de la Comedia Municipal”. Y algo muy esencial: la puesta en marcha de la Comisión de Coordinación de Política Cultural, que está especificada en la ordenanza 11.301 y que no está funcionando. Eso permitiría “prorrogar las habilitaciones para inscribir espacios, determinar si pueden tramitar ayuda o subsidios”. Y sobre todo tener injerencia en el uso de los fondos planificados en el contexto de la Emergencia Sanitaria e Higiénica en todo el partido de La Plata, establecida por el Departamento Ejecutivo mediante el Decreto 104/20 en el marco de la pandemia de COVID-19. «Estamos compartiendo ese fondo con Turismo. El modo de aplicación lo determina cada municipio. Necesitamos poder tener una participación activa en decisiones cruciales”. Mientras el único diálogo se da a través de “un grupo de WhatsApp por la buena voluntad de las empleadas”, Nomdedeu cuenta que ”los pagos de subsidios están mucho más estrictos, con solicitudes de documentación en papel. Ningún ámbito solicita, por ejemplo, que las facturas sean en papel. Es un delirio, va en contra del aislamiento. Son trabas para que el dinero no salga”.

Volviendo al proyecto de ordenanza que se presenta, se busca una protección “bien amplia y contemplativa, tiene un montón de puntos que los exige y pone de manifiesto -expresa Mendivil-. Hay que ver cómo se aprueba. Lo que debe existir es una mesa de diálogo fluido y real. Entre el sector del ejecutivo, el legislativo y las organizaciones culturales, que somos muchas”. Junto a la Red también participan distintos colectivos: Cuchá Musicxs Platenses Produciendo; PAEA (Profesorxs de Artes Escénicas Autogestivos de La Plata, Berisso y Ensenada); ACIADIP (Asociación de Coreógrafxs, Intérpretes y Afines de Danza Independiente Platense); Casas Culturales en Red, Sadem (Sindicato Argentino de Músicxs) y AAA (Asociación Argentina de Actores).

Ambxs coinciden es que desde Nación ha habido acciones más concretas y desde Provincia cierta voluntad. Pero que el Municipio, por ejemplo, “no tiene registro de quienes están en situación desesperante para alcanzar un bolsón de comida”.

Mientras circula un comunicado en la redes, se espera que el proyecto llegue a buen puerto. “Más allá de que lo presentó Castagneto, se construyó pluralmente con muches trabajadores -manifiesta Mendivil-. Y el apoyo total del Frente de Todos. Desde el bloque se viene pensando de manera integral. Respecto al bloque de Cambiemos, nos interesa hablar porque son concejales y concejalas… apelamos a la sensibilidad y responsabilidad política para realmente dar cuenta de lo que sucede. Esto está pasando en carne propia. No es un invento. No así quizá la responsabilidad del ejecutivo, porque han demostrado que no son responsables. Pero el sector está súper fortalecido y de una u otra manera se nos va a terminar reconociendo”.