El ministro de Salud, Daniel Gollan, junto con su viceministro, Nicolás Kreplak, y el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, realizaron el habitual informe semanal de la evolución de los casos en la provincia de Buenos Aires. Si bien se mostraron positivos por el amesetamiento de la curva de contagios en el área metropolitana, destacaron que «esta enfermedad no se queda quieta en el AMBA».

Según se detalló, en base a los datos del día de ayer, la provincia totaliza 212.736 casos, 162.280 recuperados y 4.126 fallecidos. En cuanto al diario, se confirmaron este domingo 2.829 nuevos contagios.

«Esta enfermedad se va esparciendo como una mancha de aceite», explicó Gollan. «Vemos cómo día a día van creciendo los casos en la ciudad de Buenos Aires, en el primer cordón, en el segundo cordón y en el tercer cordón, con una separación en estos distritos de quince días de atraso con respecto a la zona de mayor concentración de casos», agregó.

En ese sentido, se detalló que la ciudad de Buenos Aires concentra un total de 2.657 casos por millón de habitantes, mientras que en el primer cordón este número se ubica en 1.601, en el segundo en 1.407 y en el tercero 933.

«Esta enfermedad no se queda quieta en el AMBA, sino que va a ir filtrando lentamente hacia el conjunto del territorio provincial», advirtió Gollan, quien puso el foco en la progresión de fuera del área metropolitana. «En la última conferencia, los casos en el interior de la provincia de Buenos Aires eran el 4%, ahora es el 8%. Estos son datos esperables con una enfermedad de este tipo. Esto es lo que hace la enfermedad. Lo que hacemos todo el tiempo es ir frenando la velocidad con que esto se produce, la velocidad con la que se va diseminando esa mancha de aceite para no saturar el sistema de salud, para esperar que tengamos una respuesta terapéutica que hoy en día tiene un horizonte certero», destacó.

Más allá de ese horizonte, Gollan se mostró positivo al destacar que en el AMBA hoy «empieza a haber un descenso bastante marcado de la velocidad de crecimiento» y que en la ciudad de Buenos Aires «se podría hablar de un cierto amesetamiento con niveles altos de contagio. Es una buena señal». El ministro destacó que esto también se ve en el conurbano, principalmente en el primero y segundo cordón. «Esto, con los niveles de movilidad que tenemos hoy. Si nosotros empezamos a salir a la calle, esto vuelve a dispararse. Esto hay que tenerlo presente», remarcó. «Estamos logrando amesetar esta curva con mucho esfuerzo», resaltó.

Por su parte, Bianco brindó un informe sobre las fases en el interior bonaerense, resaltando la expansión mencionada por Gollan. «Por primera vez tenemos más distritos del interior en fase 4 que en fase 5, porque, si bien se ha estabilizado, avanza fuerte en el interior y queremos dar una señal de alerta respecto a los comportamientos sociales en las ciudades. Hablamos con los intendentes respecto a los brotes y el denominador común fueron las reuniones sociales multitudinarias», sostuvo el jefe de Gabinete.

En ese sentido, en fase 4 se encuentran hoy 53 municipios, que registraron «más de diez nuevos casos de covid-19 cada cien mil habitantes, en al menos alguna de las semanas» y no forman parte del AMBA, mientras que en fase 5 son 43, los cuales presentaron «diez o menos de diez nuevos casos por semana, cada cien mil habitantes» y no pertenecen al AMBA. En fase 3, en tanto, los 39 municipios del AMBA, más Bragado, Laprida y Luján.

«Lejos de estar controlado y concentrado en el AMBA, se expande con rapidez al interior, por eso reclamamos máxima alerta y responsabilidad respecto a lo que se permite y lo que no», advirtió Bianco.

Respecto a los deportes que se habilitaron, Bianco resaltó que el foco está en «permitir una salida económica a quienes no pudieron, por eso enfocamos que los clubes y profesores puedan generar un ingreso. No significa que dos amigos jueguen al tenis porque se aburren, sino que puedan tomar clases en un club y generen un ingreso a ese club».

Bianco también salió a respaldar las declaraciones del presidente Alberto Fernández, quien días atrás señaló que la Argentina está mejor con la pandemia que lo que estaba con el macrismo. «El neoliberalismo es peor que el coronavirus. Creo que a eso se refirió el presidente», sostuvo. «A pesar de la diferencia de un periodo con o sin pandemia, lo que nos ha pasado en la provincia en los últimos cuatro años ha sido un desastre. Fue tierra arrasada. Nos cuesta todavía encontrar algún área donde se haya registrado una mejora. Lo hemos dicho desde la campaña. Veníamos con una crisis muy fuerte, que obviamente se ha complejizando. La provincia venía pésimo, en todos los indicadores», resaltó.