En un gesto de compromiso con la investigación, Alberto Fernández recibió hoy a Cristina Castro, madre de Facundo Castro Astudillo, el joven de veintidós años desaparecido el pasado 30 de abril tras partir de la ciudad bonaerense de Villarino hacia Bahía Blanca. El encuentro a solas entre el presidente y Castro tuvo lugar durante el mediodía en la residencia de Olivos, donde ambos pudieron intercambiar perspectivas e inquietudes respecto del caso que, ahora, está en plena etapa de investigación.

La cita tuvo lugar a partir de las 11:30, cuando la madre del joven desaparecido acudió a la quinta presidencial, un día después de la fecha de cumpleaños número veintitrés de Facundo. Allí fue recibida por el mandatario en su despacho para mantener una charla personal sobre el avance del caso, que se extendió durante casi tres horas.

«El presidente quiere que se sepa la verdad igual que yo, que mi hijo tenga justicia. Él no quiere encubrir a nadie y quiere encontrar a mi hijo. Yo confío en la gente que me mira a los ojos, el señor presidente no está mintiendo», fueron las primeras palabras que Cristina Castro brindó a la prensa tras la reunión, en la que también participó la ministra de Seguridad de la nación, Sabina Frederic.

No es la primera vez que Fernández tiene contacto con Cristina Castro. Al menos en dos ocasiones, la madre del joven tuvo contacto telefónico con el presidente y con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, quienes le manifestaron la «voluntad de avanzar con el caso». «El señor Alberto Fernández se ha puesto a disposición y afirmó que él mismo se dedicaría a leer lo que le estábamos mandando y que se interiorizaría aún más en el caso. Por lo pronto, hay una voluntad del presidente y el gobernador de avanzar», había indicado la madre de Facundo, en diálogo con Contexto, un día después de la última comunicación mantenida con ambos funcionarios.

Cabe destacar que en las últimas semanas fueron descubiertos restos óseos en las afueras del distrito de Villarino, seguido por la aparición de una zapatilla que, se cree, podría haber pertenecido a Facundo. Hasta el momento, se intenta reconstruir el trayecto desde la zona de Pedro Luro -de donde Astudillo Castro partió a pie- hasta la localidad de Mayor Buratovich, lugar donde se estima fue detenido por efectivos policiales.

Hasta la fecha, persisten fuertes discusiones frente a inconsistencias en las versiones sobre el desarrollo de los hechos, desde el momento en que Facundo partió a Bahía Blanca hasta el último instante en ser visto. Desde el inicio de la causa han surgido versiones que hablan de demoras y actas realizadas por efectivos policiales, e incluso de una policía de civil que supuestamente lo subió a un móvil y lo transportó hasta el límite de las ciudades. Desde el entorno de la familia de Astudillo persiste la sospecha de la participación de efectivos policiales en un caso de desaparición forzada. Las miradas también apuntan al ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, cuyo posicionamiento frente al caso ha generado fricciones con la familia de Castro.

«Me gustaría hablar cara a cara con Berni, porque he escuchado muchas mentiras en sus declaraciones. Quisiera hablar cara a cara con él. Yo no he cambiado mi postura desde el primer día: los responsables de la desaparición de mi hijo son de la Policía bonaerense en Villarino», dijo Castro, y agregó: «Nosotros hemos denunciado a la Argentina ante Amnistía Internacional. Me duele muchísimo, se lo he explicado al presidente y le he pedido disculpas y lo ha sabido entender».

Por el momento, desde la Defensoría sostienen que tienen certezas para afirmar que el cuerpo hallado corresponde a Facundo. La zapatilla encontrada fue confirmada por la propia Cristina como perteneciente a su hijo.

Mientras tanto, bajo la consigna «¿Dónde está Facundo?», fueron varias las figuras de los derechos humanos, la política y la cultura que se plegaron al reclamo por la urgente resolución del caso.