Mientras a nivel nacional y provincial el gobierno continúa con el fortalecimiento del sistema de salud pública en pleno avance de la pandemia, en la ciudad de La Plata el Frente de Todos va en busca de nuevas mejoras para el área. Por ello, el bloque local en el Concejo Deliberante impulsa la adhesión del Municipio a la Ley N° 10.471, de salud de la provincia de Buenos Aires, para incrementar las garantías y recursos en uno de los sectores más delicados de la capital bonaerense.

«La pandemia producida por covid-19 puso en relevancia la importancia del sistema de salud público y el rol de los centros de atención primaria de salud (CAP) para el abordaje territorial en materia sanitaria. Creemos que este es un paso fundamental para que el personal de salud del municipio sea reconocido, valorado y equiparado. Tenemos que escuchar los reclamos postergados y jerarquizar a la salud como un derecho esencial para los platenses. La ley provincial 10.471 es reguladora de la carrera de médico hospitalario en jurisdicción de la provincia de Buenos Aires», fueron las palabras de la edil Yanina Lamberti, una de las principales impulsoras de la iniciativa.

Cabe destacar que la situación de los CAP cobró vital relevancia en los últimos meses, no solo por el rol clave que ocupan en la atención en cada territorio del Gran La Plata para cubrir demandas de primera necesidad, sino también por las precarias condiciones en que realizan sus tareas, como producto de la falta de políticas públicas por parte de la Comuna. El deterioro en el trabajo de trabajadores y profesionales se combina con la falta de recursos e infraestructura para las tareas necesarias en pleno contexto de emergencia.

«Cualquier medida que pueda mejorar el estado actual es bienvenida. Hay un problema enorme pendiente en referencia a lo que es salarios, condiciones de trabajo. Hay una disparidad enorme hacia dentro de los equipos de salud. Hay promotoras, personal de maestranza y de cooperativas que ganan 8.000 pesos. Y son personas que ocupan roles fundamentales», dijo a Contexto Jorge Benítez, quien trabaja desde hace seis años en el CAP 42 del barrio Las Malvinas.

En tanto, la irrupción de la pandemia agravó aún más una situación crítica que ya era visible frente a enfermedades instaladas en la periferia de la ciudad, como es el caso del dengue. A ello se suman las paulatinas reducciones de estructura generadas durante el gobierno de Cambiemos, a nivel nacional con Mauricio Macri y replicadas a nivel local por el intendente platense Julio Garro.

«En cuanto a la Ley, que nos equipararía con los trabajadores de Provincia, creo que es algo urgente, una deuda histórica y más aún en este momento. Ese es el reconocimiento que necesitamos, no simplemente gestos de palabra. Los aplausos están bien y son un aliento, pero si realmente nos valoran, me parece que debemos estar equiparados y mejorar condiciones como las salariales», agregó Benítez.

Según la web oficial de la Municipalidad, son 46 los CAP distribuidos en diferentes puntos de La Plata. Con un fuerte anclaje territorial, las denominadas popularmente «salitas» tiene como objetivo acercar a la comunidad una atención primaria de la salud para que no tenga que recurrir a los hospitales, descomprimiendo de esta forma la demanda de los mismos. Sin embargo, ante el deficiente estado de los CAP, las y los trabajadores advierten que el servicio no resulta efectivo.

«Los y las trabajadores de salud municipal pertenecen a un sector que está teniendo un rol clave en el abordaje de la pandemia, el cual es necesario que sea debidamente reconocido. Por ello tenemos que generar una mejora sustancial en las condiciones de trabajo, jerarquizando verdaderamente los servicios del primer nivel de atención», agregó Lamberti.