A una semana del anuncio de que Argentina será uno de los productores de la vacuna, Alberto Fernández sigue avanzando con las gestiones y este jueves se reunió con el CEO global de AstraZeneca, Pascal Soriot, quien comanda la compañía sueco-inglesa que elabora la vacuna contra la covid-19 desarrollada por la Universidad de Oxford.

Mediante videollamada, el presidente aseguró que el hecho de que la vacuna «se produzca sin fines de lucro y en la Argentina es el cumplimiento de un sueño». Con acuerdos en Argentina y México, AstraZeneca será el laboratorio encargado de desarrollar el principio activo de la vacuna para América Latina, la cual se estipula que esté lista para ser distribuida en los primeros meses del año próximo.

«Se ha concretado todo: que la vacuna sea una realidad, que no tenga fines de lucro, que se produzca en la Argentina, que se haga en conjunto con México y sea una solución para América Latina», celebró el mandatario en la reunión con Soriot.

En Argentina, el laboratorio AstraZeneca firmó un acuerdo con mAbxience, compañía biotec de la multinacional de capitales argentinos Grupo Insud, que recientemente inauguró una planta en Garín, Buenos Aires. Allí se elaborará el principio activo que luego será enviado a México para completar su proceso de producción y llenado. Serán distribuidas más de 200 millones de dosis en el continente.

En la comunicación con el CEO de AstraZeneca, el presidente destacó al laboratorio por «haber logrado vincular a todas esas entidades para que esto sea una realidad, no es fácil hacer eso en un mundo en crisis», y expresó su gratitud «por haber pensado en Argentina».

Según informó mAbxience, de acuerdo con los resultados publicados por The Lancet, revista cientifica de origen británico, «la vacuna COVID-19 AZD1222 mostró respuestas inmunes sólidas en todos los participantes en las fases 1 y 2 del ensayo. El ensayo de fase 3 está actualmente en curso y se espera que se complete en los próximos meses. Se estima que la vacuna se entregará en la primera mitad de 2021, una vez finalizada la fase 3 del ensayo y las correspondientes aprobaciones regulatorias».

Tras el acuerdo anunciado la semana pasada por el gobierno nacional, esta semana cancilleres y ministros de Salud latinoamericanos realizaron un encuentro encabezado por los argentinos Felipe Solá y Ginés González García para brindar detalles de la producción y delinear un plan de trabajo para la distribución de la vacuna.

Durante el encuentro, Solá aseguró que «ahora hay un horizonte y ya con mayor certeza podemos planificar la economía, proyectos de vida y relaciones entre países latinoamericanos», hoy el epicentro de la covid-19.

Asimismo, tras la reunión en sus redes expresó: «La producción latinoamericana de la vacuna contra el COVID-19 nos da un enorme orgullo. De esto somos capaces cuando la solidaridad se impone, pese a este mundo financiarizado».