Este jueves por la tarde, el gobernador Axel Kicillof y su ministro de salud Daniel Gollan rubricaron un convenio con el gobierno nacional, a través de un acuerdo con el titular de la cartera sanitaria nacional, Ginés González García, para ampliar el Programa Sumar y equipar clínicas privadas en el peor momento de la pandemia. «La provisión la tiene que asegurar el Estado, porque la salud es un derecho», manifestó el gobernador.

Según se detalló tras la firma, el convenio establece la entrega en comodato de equipamiento a las clínicas privadas, lo que permite ampliar la respuesta del sistema de salud y hacer uso de camas del sector privado que hoy se encuentran disponibles, particularmente aquellas de terapia intensiva.

«Cuando llegamos no había nada», afirmó Gollan tras la firma del convenio. «La pandemia nos dejará fortalecido el sistema de salud, aunque todavía falta un importante esfuerzo final, por eso esta convocatoria, porque hasta que haya vacuna tendremos momentos de tensión del sistema», manifestó.

La inversión de Nación al Plan Sumar significa una ampliación del 285%. En ese sentido, Gollan explicó que esto permitirá agregar también «más respiradores y bombas de infusión en cada terapia», y detalló que «hay muchas clínicas y sanatorios que van a entrar en este acuerdo y se evitará el traslado de pacientes».

Por su parte, González García manifestó que «siempre la salud es un hecho público, no importa que el establecimiento sea privado o público».

«Lo que estamos haciendo con el sector privado es mejorar su equipamiento y financiar esas prestaciones, de manera que cualquier bonaerense o argentino, vaya a donde vaya, tenga la atención que necesita», resaltó. «Seguimos cumpliendo con lo que dijimos, devolver al Estado un Ministerio y a la nación argentina una política sanitaria», concluyó.

Kicillof comenzó agradeciendo el aporte de Nación y se metió de lleno en el anuncio realizado el miércoles por el presidente Alberto Fernández. «La esperanza de la vacuna nos cambió la vida y el mapa de la pandemia», manifestó. «Yo tenía puesta mi fe en la ciencia, en la humanidad y en el esfuerzo coordinado y solidario de todos, y eso solo se puede hacer con el Estado», y detalló que «el Estado británico aportó una suma millonaria para el desarrollo en Oxford de la vacuna, que es una universidad. En Estados Unidos se invirtieron dos mil millones de dólares para que se encontrara la vacuna».

Respecto del aporte al sector privado, Kicillof recordó algunas críticas que se realizaron al peronismo. «Algunos decían que veníamos a estatizar y estamos haciendo un trabajo que se basa en la salud como un bien público. La provisión la tiene que asegurar el Estado, porque la salud es un derecho», enfatizó el mandatario bonaerense.

En ese sentido, destacó que procedieron a «acompañar una situación complicada, porque si dejábamos caer a las clínicas privadas muchos se iban a quedar sin atención, entonces les ofrecimos instrumentos pero al mismo tiempo trabajamos en líneas estructurales».

«Hemos dado un gran paso para la salud en el sentido de integrar los sistemas, de no tener un sistema de empresas siempre con el agua al cuello, que no puedan invertir. Quiero agradecer al ministro Ginés González García, porque Nación le entregará equipamiento médico a la provincia y lo vamos a distribuir en comodato y con acuerdos con distintos sectores del privado», puntualizó Kicillof.

«Estamos incorporando camas al sector privado desde el Estado y nos resulta una maniobra en la que ganamos todos: los que necesitan la salud, las clínicas porque amplían su capacidad y nosotros que queremos garantizar la vida y la salud de todos los argentinos», concluyó.