A días de que se defina cómo seguirá el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO), el gobierno bonaerense, a través de Carlos Bianco, Nicolás Kreplak y Leticia Ceriani, brindó un nuevo parte semanal de la situación epidemiológica en la provincia de Buenos Aires, en el que se destacó la importancia de pensar el AMBA «como un continuo» del esfuerzo hecho en Provincia para reforzar el sistema de salud. También se puso el foco en lo que vendrá: «Podríamos estar cerca del 90% de ocupación de camas para el 30 de agosto», manifestaron.

El viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, destacó que hay «un aumento, continuo, persistente, no demasiado vertiginoso pero que preocupa porque sigue estando presente, de la cantidad de casos en la provincia de Buenos Aires, en el AMBA y en todo el territorio».

La subsecretaria de Gestión de la Información, Educación Permanente y Fiscalización del Ministerio de Salud, Leticia Ceriani, explicó que Provincia, siguiendo recomendaciones de Nación, amplió la definición de caso sospechoso e incorporó dos síntomas nuevos. «Eso hace que hoy por hoy entendamos por caso sospechoso a toda persona que manifieste dos o más de los síntomas definidos: fiebre, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, pérdida de gusto o de olfato y ahora vómitos o diarrea y cefalea», detalló.

Asimismo, la funcionaria provincial explicó que «cualquier persona que convive con un caso confirmado por laboratorio, al manifestar alguno de los síntomas se considera caso sospechoso sin necesidad de tener que hacer un hisopado».

En cuanto a la situación de contagios, se detalló que al día de la fecha hay 151.264 casos, 99.930 recuperados y 2.613 fallecidos, mientras que el parte diario es de 2.904.

«El AMBA es un continuo, no es posible tomar medidas individuales o separadas porque la circulación se da desde las zonas de mayor densidad hacia las zonas de menor densidad», sostuvo la funcionaria. En ese sentido, detalló que el primer cordón del AMBA concentra la mayor tasa de incidencia, seguido por el segundo y tercer cordón, «pero con una incidencia muy superior en la ciudad autónoma de Buenos Aires», escenario que se refleja también en la mortalidad: mientras en CABA es de 490 por millón de habitantes, el primer cordón registra 218, el segundo 153 y el tercero 107.

En la misma línea Kreplak remarcó que también en el sistema de salud el AMBA «es un continuo, las personas se trasladan de un territorio a otro», y puso el foco en la situación de la disponibilidad de camas. «De las 5.858 camas de terapia intensiva de la provincia de Buenos Aires, el 50% se encuentran ocupadas, en un sistema con un total de 23.558 que está el 46% ocupadas», explicó. Sin embargo, detalló que en AMBA de las 2.918 camas de cuidados intensivos para adultos ya hay un 63,16% ocupadas.

«El total de las camas que se fueron constituyendo en este tiempo nos permiten aún tener disponibilidad, con un 36% de camas libres. Semana a semana se incrementa la cantidad de camas, pero semana a semana se incrementa la cantidad de personas que están ocupando estas camas», destacó. «Si no hubiéramos ampliado el sistema como se amplió, con más de mil respiradores, más de mil camas de terapia intensiva, la apertura de ocho hospitales modulares, de cuatro hospitales nuevos y un hospital municipal, sin toda esa estructura el 1° de julio ya habría colapsado el sistema de salud», puntualizó.

Kreplak manifestó que realizaron «proyecciones antes de tomar la definición de extender la última ASPO. Hicimos un ejercicio matemático con una serie de supuestos que nos permitía pensar un escenario optimista y otro pesimista». El viceministro explicó que «la realidad se está acercando mucho al escenario optimista» y que «lo que nos está mostrando es lo que nosotros preveíamos: que para el 14 de agosto podemos estar cerca del 80% de ocupación de las camas de terapia intensiva siguiendo esta tendencia». No obstante, adelantó que «si siguiera esta tendencia podríamos estar cerca del 90% para el 30 de agosto», y agregó que «esa es una de las preocupaciones si la tendencia sigue siendo incremental».

El jefe de Gabinete, Carlos Bianco, por su parte, luego de dar un detallado informe sobre la situación de las fases en los distritos del interior de la provincia, descartó que se hayan validado el regreso de las actividades deportivas para la semana que viene. «Por cuestiones sanitarias y legales», destacó. «Vemos muy difícil poder habilitar una flexibilización para varios deportes», señaló.

Consultado por la prensa, el funcionario se refirió al verano 2020/21. «Si la pandemia es contenida a fin de año, se podrá tener una muy buena temporada», destacó. «Si no está controlada, difícilmente la gente tenga ganas de viajar al exterior, por eso creemos que podría ser una temporada exitosa si están controlados los casos», añadió el funcionario. También aclaró que «todavía es muy prematuro» definir esto, que «se irá viendo con el tiempo».