El presidente Alberto Fernández anunció hoy por la tarde un plan de obras públicas por 22.645 millones de pesos que comprende trabajos que fueron paralizados durante la Administración anterior y proyectos nuevos en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, San Juan y Santa Cruz.

Acompañado en Olivos por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y en teleconferencia con los gobernadores de las otras cuatro provincias y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, desde la Casa Rosada, el mandatario anunció la puesta en marcha de los proyectos y vinculó la posibilidad de realizarlos con la renegociación de la deuda. «Nos hemos sacado una mochila muy pesada que alguien irresponsablemente cargó sobre las espaldas de todos los argentinos», dijo.

«Todos nosotros tenemos un común denominador: el 10 de diciembre, cuando nos tocó asumir, enfrentamos un desafío muy difícil porque teníamos un país virtualmente en quiebra, altamente endeudado, virtualmente paralizado, habíamos perdido 25.000 pequeñas y medianas empresas», afirmó el presidente, y agregó: «Veníamos con todos los sueños de ver cómo rápidamente ponemos de pie al país y, apenas arrancamos, apareció lo que ninguno de nosotros esperaba: la pandemia».

«Cuando llegamos, la economía argentina estaba virtualmente destruida, virtualmente en default, y no porque un virus haya atacado a Argentina, sino que, en todo caso, fue el virus de las malas políticas», sostuvo Fernández. 

En la provincia de Buenos Aires, el plan de obras es para el Corredor del Atlántico, que comprende un tramo de 157 kilómetros entre las localidades de General Conesa, San Clemente del Tuyú, Mar de Ajó y Madariaga. La obra tendrá una inversión de 4.744 millones de pesos y se completará en tres etapas. 

«Cuando estábamos en campaña el año pasado y recorrimos la zona, charlando con los intendentes me preguntaban por esta obra o si íbamos a hacer como durante los últimos cuatro años, que si la obra estaba relacionada con la Administración anterior la liquidaban», sostuvo el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

«Para la pospandemia es imposible esperar que se termine el coronavirus para empezar a construir la economía posterior. Hay que hacer este tipo de cosas. Estamos haciendo una ruta que tiene que ver con el turismo como para dejar en claro que no nos va a marear ni nos va distraer todo lo que significa combatir el coronavirus, sino que ya estamos pensando en el después», consideró, y agregó: «El después es el turismo, es la Costa Atlántica y seguir poniéndole a la provincia y sus destinos turísticos toda la inversión que sea necesaria para que siga siendo el destino elegido por los argentinos».

Kicillof atribuyó la paralización de esa obra desde 2016 a «las políticas de ajuste», y analizó que «los gobiernos que más se endeudaron son los que más ajustaron; en cambio, los gobiernos que pusieron en marcha el país a través de la inversión pública son los que terminaron resolviendo los problemas de la deuda y desendeudado a la Argentina».

«Se endeudaban, ajustaban y fugaban. Es lo contrario a lo que está pasando ahora en la Argentina: se arregla la cuestión de la deuda y se pone en marcha la economía», concluyó el gobernador.